domingo, 3 de enero de 2016

Documental 'Baskavígin'

¿Recuerdan lo que les relatabamos hace ya casi un año acerca de la derogación de una ley que permitía matar vascos en Islandia?

Pues bien, se va a realizar un documental cinematográfico al respecto y de eso nos habla este reportaje publicado en Deia:

Getxo viaja a 1615 en barco

La productora local Old Port Films rueda un documental sobre la matanza de 31 balleneros vascos en Islandia hace 400 años; entrevistas con expertos y hasta una recreación de los asesinatos en las playas del gélido país europeo dan vida a ‘Baskavígin’

Marta Hernández

En las páginas de algunos periódicos del pasado 22 de abril se podía leer el siguiente titular: “Islandia deroga la ley que permitía matar a vascos”. No se trataba de ninguna errata o de un juego de palabras que podía dar a entender algo que realmente no era así. No, no. La frase y su sentido es así, tal cual: Islandia deroga la ley que permitía matar a vascos.

En el año 1615, 31 balleneros guipuzcoanos fueron ejecutados en la zona de los Fiordos del Oeste porque se les consideraba invasores. Es lo que se conoce en Islandia como el mayor asesinato en masa de esa región. La orden que dio pie a esa matanza había continuado vigente hasta el pasado abril del ya extinto 2015, cuando el comisario Jónas Guðmundsson revocó la ley mediante la cual se podía matar a vascos. Se cumplían 400 años de vigencia de esa norma. Hubo hasta un acto para celebrar que se acababa con esa legislación. El entonces diputado de Gipuzkoa, Martín Garitano, estuvo allí presente, junto al ministro de Educación y Cultura de Islandia, Illugi Gunnarsson. Entre los asistentes también se encontraban Xabier Irujo, descendiente de uno de los balleneros asesinados, y Magnús Rafnsson, descendiente de uno de los islandeses que mataron a los vascos, como símbolo de la reconciliación entre ambas partes. También acudieron a esta cita Aner Etxebarria, Aitor Aspe y Katixa de Silva. Ellos tres están al frente de la productora getxotarra Old Port Films -que nació en 2013- y ellos tres son los autores del largometraje documental Baskavígin, que precisamente aborda la matanza de los 31 balleneros vascos en Islandia.

Paralelamente a la ceremonia de derogación de la ley en abril, se celebró un congreso internacional con 25 expertos estudiosos del suceso de siete países. “Así que teníamos muchas de las voces que queríamos para nuestro documental en el mismo sitio reunidas. Fue estupendo”, recuerda el director y grafista del proyecto, Aitor Aspe. El rodaje comenzó el pasado marzo y la intención es que el trabajo pueda estar terminado para que llegue al Zinemaldia donostiarra de este año y sea presentado bien a competición o bien a exhibición.

La historia
En junio de 1615, 86 balleneros procedentes de Donostia capitaneados por Martín de Villafranca, Pedro de Aguirre y Esteban de Tellería, navegaron hasta las frías agua del norte de Islandia. Durante una exitosa temporada de caza, se produjeron varios roces y hurtos entre la población islandesa y las tripulaciones vascas. Desavenencias aprovechadas por el sacerdote luterano Jón Grímsson y el magistrado local Ari Magnússon para levantar en armas al campesinado. Además, un revés del destino sentenció las posibilidades de salvación de los balleneros. En septiembre, una feroz tempestad destruyó sus embarcaciones. La mayoría logró salvarse y regresar a casa, pero 31 se quedaron allí. Atrapados y sin víveres en la isla más pobre y hostil de Europa, las tripulaciones de Martín, Pedro y Esteban emprendieron una huida desesperada... Tras un conflicto con los locales fueron ejecutados por orden de Magnússon. “La historia ya tiene de por sí una estructura de película de aventuras”, destaca el director de Baskavígin, que significa la matanza de los balleneros vascos, en islandés.

“Nos enteramos de este suceso del que aquí apenas se tiene conocimiento, pero que en Islandia es muy conocido, curiosamente. Y nos llamó la atención”, añade al respecto del germen de este documental. La realización de este proyecto también adquiere tintes de peli de aventuras, asegura la productora, Katixa de Silva. “Es un rodaje muy complejo que tiene todas las características de una gran película de aventuras o de una superproducción”, indica la gasteiztarra. No en vano, la obra no solo recoge entrevistas, sino también, una recreación de la ejecución. En concreto, según señala Aitor Aspe, el documental se divide en tres partes principales: “Por un lado, los testimonios de expertos que vienen acompañados por una explicación de por qué estas declaraciones son de peso”. Así, especialistas de todo el mundo analizan las causas que pudieron motivar tal acontecimiento y las consecuencias que de él se derivaron. Entre los participantes, se hallan Selma Huxley, historiadora canadiense de referencia internacional; José Antonio Azpiazu, escritor e investigador; Viola Miglio, doctora en Lingüística, y Sjón, escritor y poeta islandés, nominado a un Oscar por el coguion de Bailando en la oscuridad, de Lars Von Trier...

El largometraje, por otra parte, da mucha relevancia a la infografía. “Se incluyen grabados de la época que son preciosos, mapas y alguna fotografía, pero no mucha, porque al ser 1615 no hay mucho material fotográfico. Pero metemos mucho apoyo audiovisual para que todo sea más fácil de entender para el espectador, porque por ejemplo, los nombres en islandés son complicadísimos. Y, por último, está la recreación histórica, con actores, extras... en las playas de Islandia. Esto supone un esfuerzo de producción muy gordo”, admite el director. Baskavígin cuenta con un presupuesto de 180 millones de euros y Old Port Films ha puesto en marcha, junto a Island Tours, touroperador especializado en viajes a Islandia, Groenlandia y Alaska, una iniciativa de crowdfunding. Island Tours ha donado un viaje para dos personas a Islandia, valorado en 2.400 euros, para que sea sorteado entre los que apoyen el proyecto a través de esta herramienta.

Está previsto que el equipo viaje en abril a Islandia para rodar el grueso de la recreación histórica. De momento, su experiencia en el país europeo, con la grabación de las entrevistas fue muy positiva. “Islandia es espectacular, tiene unos paisajes impresionantes y la gente nos está ayudando mucho. El Museo Nacional nos puso muchas facilidades para grabar allí”, comenta Aspe. Los lugares de rodaje están distribuidos entre Reikiavík, Bolungarvík, Akureyri, Playa de Jökulsárlón, Costa de Strandir (Islandia); Chichester (Inglaterra); Cádiz (Andalucía), Pasajes de San Juan (Donostia), Madrid y Getxo, donde empezó este viaje en barco a 1615.





°