viernes, 29 de enero de 2016

¿De Naranja a Verde?

Damos seguimiento al resurgimiento del ciclismo vasco con este reportaje de El Mundo:


Basque Country Murias, el equipo ciclista vasco quiere ser la referencia, como el Euskaltel

Jon Rivas

¿Se puede decir que Jon Odriozola es un soñador? Está en plena faena, preparando sobre el terreno el debut de su equipo Euskadi Murias en la Challenge Vuelta a Mallorca que empieza hoy. El lunes presentaba al equipo en la aún no estrenada estación de autobuses de San Sebastián y ya soñaba despierto. «Con una nueva marea, ésta vez verde, como la naranja del Euskaltel en el Tour». Sueños de ciclista. Cuando corría también soñaba, antes de las etapas, con las grandes cimas de los Pirineos y los Alpes; luego la carrera dejaba a cada uno en su lugar. ¿Qué puede pasar?

«Volver al Tour es nuestro objetivo, pero no es cosa de un año, ni de dos. Queremos aglutinar en este proyecto a los que también apoyaron al Euskaltel», que parecía una utopía pero salió, y movilizó a centenares de miles de personas en las cunetas pirenáicas, en las de la Vuelta al País Vasco o a España. «Después de la desaparición del Euskaltel, y con el apoyo del Gobierno vasco, tratamos de que haya una continuidad, y de que se hagan las cosas de una manera diferente».

Hubo varios intentos en años anteriores, «pero se truncaron. Yo ya estaba un poco cansado después de los proyectos de Ampo, o de Saratxaga, que se quedaron varados, pero me llamaron de Murias, que era una de las empresas que participaba en los proyectos, y me dijeron ¿por qué no intentar que esto se mueva?»

Pese al cansancio de Odriozola, el interés de la empresa despertó su interés. El equipo salió la temporada pasada, con más modestia. «Fue una temporada difícil pero nos fuimos haciendo un hueco en el pelotón. Seguíamos queriendo ser el equipo referencia de éste país. Esta temporada ha entrado Euskadi Basque Country como patrocinador principal y como constancia de que intentamos ser el equipo de aquí. Entre muchos han querido hacer esto y cada vez veo a la gente del ciclismo más integrada y más convencida del proyecto».

También en las instituciones creen en el proyecto ciclista vasco. Cristina Uriarte lo verbalizó durante la firma del acuerdo para que la marca autonómica figure en los maillots verdes del equipo. «Es de agradecer que el equipo Murias colabore en dar a conocer a nuestro país en las carreras en las que compita. Basque Country es una marca que nos representa, y deseamos que fuera de nuestras fronteras sepan quiénes somos. Se ha demostrado que el deporte es una buena plataforma para darnos a conocer en el panorama internacional».

El sueño de Odriozola pasa por dar pequeños saltos, no retroceder. El equipo será Continental esta temporada y Profesional Continental en 2017. «En 2016 tenemos que seguir dando pasos para consolidar el equipo, al siguiente dar el salto a Continental-Pro y en 2018 llevar al equipo a donde queremos junto a los mejores en las grandes carreras del pelotón internacional».

Jon Odriozola cuenta con una plantilla de 14 corredores y su idea es incorporar otros dos ciclistas más a partir de julio, para afrontar la Vuelta a Burgos, Portugal y el calendario francés. «Nuestro objetivo es volver a las mejores competiciones y por tanto regresar al Tour con humildad y dando los pasos desde abajo».

Sabe que todavía viven en un estado de cierta precariedad. Al equipo le fantan infraestructuras y personal para afrontar un calendario ambicioso de cien días de carrera, en las que participará Orbea, la empresa de bicicletas que también se une al sueño del excicista. «Impulsamos un proyecto nacido en Euskadi que tiene como objetivo que todos los equipos del territorio tengan un referente en la máxima categoría», dicen desde la cooperativa con sede en Mallabia. «Se trata de una unión de fuerzas que pretende que esos grandes momentos vividos por la marea naranja, tan añorados por los organizadores de pruebas internacionales, dejen de ser un recuerdo y cobren vida de nuevo». Jon Odriozola está encantado de poder contar, «con un material magnífico. Los ciclistas llevan unas bicicletas del más alto nivel para poder competir en condiciones». Y para llegar al Tour en 2018. «Ya hemos hablado con representantes del Tour, y con Guillén, director de la Vuelta a España. Sabemos que no estamos preparados para el Pro Tour, pero cuando estemos en Continental Pro, podremos ir por invitación a cualquier carrera y nuestra intención es hacer los méritos suficientes como para acudir».

Y sueña con la marea verde en los Pirineos, y en hacer que el ciclismo regrese a las primeras páginas de los periódicos vascos. «Ya he sido director del Euskaltel, y sé lo que supone. Ahora me gustaría repetir un proyecto similar, pero que sea más social, un nexo de unión de todos los vascos en torno al ciclismo».

Hoy Odriozola se despierta pronto: comienza la Vuelta a Mallorca; comienza todo.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario