jueves, 6 de enero de 2011

¿Quo Vadis Aralar?


¿A dónde va Aralar en Nafarroa?

No sabemos si esta paralizada por el terrorismo de estado español que ilegaliza todo lo que se mueva en Euskal Herria o si están cómodos como furgón de cola del tren PP-PSOE-PNV (de sus filiales navarras pues, no se le vaya a reventar la vena a alguien), pero una sí y otra también deciden perder una tras otra la oportunidad de terminar con la influencia que la extrema derecha española mantiene sobre el corazón palpitante de Nabarra.

La nota que leerán a continuación ha sido publicada en Gara, en ella se nota que ni Txentzxo Jiménez ni nadie más de Aralar capítulo navarro se ha enterado que Euskal Herria, en contra de viento y marea, se mueve:

La izquierda abertzale pide a Aralar que explique por qué rechaza el acuerdo en Nafarroa

Aralar hizo pública ayer la decisión tomada el martes por su Ejecutiva: no apoyará la incorporación de la izquierda abertzale a NaBai. Esta decisión fue presentada como «definitiva» y se produce tras una serie de reuniones bilaterales. Aralar reconoció que hubo «intercambio de documentos», pero dijo que no se van a hacer públicos. La izquierda abertzale se muestra «sorprendida» y le pide que «recapacite».

Aritz Intxusta | Iruñea

Aralar y la izquierda abertzale han mantenido entre seis y ocho reuniones desde mediados de noviembre, prácticamente, una por semana. La última tuvo lugar el pasado 30 de diciembre. El objetivo de estos contactos era forjar una alianza electoral y que Aralar apadrinara una hipotética entrada de la izquierda abertzale en la marca electoral NaBai para concurrir a las elecciones de mayo en Nafarroa.

Txentxo Jiménez, coordinador de la Ejecutiva de Aralar de Nafarroa, dijo que estas reuniones no han fructificado y anunció que no apoyarán la incorporación de la izquierda abertzale a Nafarroa Bai. Esta decisión es «definitiva», puntualizó Jiménez. Por su parte, la izquierda abertzale emitió un comunicado «de urgencia» calificando la jornada de ayer como «un día triste para las miles de personas que apuestan por el cambio en Nafarroa».

En la «reflexión y balance» que realizó durante su asamblea del martes, Aralar concluyó que «no hay disposición» por parte de la izquierda abertzale como para que ellos soliciten su incorporación a NaBai. Es más, consideran que «la forma de entender el cambio y los contenidos del mismo que tienen Aralar y NaBai y la que posee Batasuna (sic) están demasiado distantes como para intentar o buscar una colaboración conjunta».

La Ejecutiva de Aralar justificó este puñetazo en la mesa acusando a la izquierda abertzale de haber mantenido planteamientos destinados a «romper» Nafarroa Bai, una actitud que habrían mantenido «tanto en lo público como en lo privado». Esta afirmación contrasta con los mensajes que ha venido lanzando la izquierda abertzale, como hizo Txelui Moreno al ser entrevistado en «Onda Vasca» este lunes: «Nada hay más lejos de nuestro interés que romper NaBai. Lo decimos por activa y por pasiva, el sujeto no importa».

Jiménez no quiso entrar en los contenidos de los documentos que se intercambiaron en los comentados encuentros. Sí confirmó que, desde el primer contacto, Aralar se posicionó en contra de constituir un nuevo sujeto político al margen de NaBai y que, en consecuencia, las reuniones versaron únicamente sobre la entrada de la izquierda abertzale en la coalición.

Además, indicó que «sigue habiendo diferencias importantes en temas claves», que serían los que impiden una concurrencia conjunta, aunque siempre circunscribió su rechazo a la alianza con la izquierda abertzale a los próximos comicios de mayo en Nafarroa, manteniendo abierta la posibilidad de futuros pactos en otras citas electorales.

La alusión a estas «diferencias» ha causado malestar entre los representantes de la izquierda abertzale, a tenor del comunicado de respuesta emitido ayer: «Pedimos que expliquen cuáles son las diferencias clave en temas importantes a las que se refieren. ¿Dónde están las dificultades para alcanzar un acuerdo programático? Que expliquen a la opinión pública y a su militancia con detalle en qué no están de acuerdo». Entiende, además, el mensaje de Aralar como una amenaza de ejercer su «derecho a veto» dentro de Nafarroa Bai.

Preguntado sobre la posibilidad de que otro de los socios de NaBai pidiera la inclusión de la izquierda abertzale en el proyecto, Txentxo Jiménez eludió dar una respuesta concisa. Dijo que se opondrían a la inclusión de ésta si la izquierda abertzale «se mantiene los mismos términos que en las reuniones que hemos tenido este último mes y medio». No obstante, volvió a insistir en que no tienen intención de revelar cuáles han sido los puntos de desencuentro y tampoco dio más detalles sobre los documentos intercambiados.

La izquierda abertzale sí que aclaró, someramente, sobre qué temas se había profundizado en esos documentos. Habla del «compromiso con la articulación de Euskal Herria, acuerdos nítidos de izquierda e impulso de la hoja de ruta recogida en el Acuerdo de Gernika». Por ello, incidió en su sorpresa ante la postura de Aralar, a la que acusa de «elegir el camino de la división», aunque reiteró que «la izquierda abertzale no quiere cerrar definitivamente la posibilidad de acuerdo electoral con el conjunto del espacio de izquierdas y abertzale».

Prisas por cerrar la coalición

El comunicado de la Ejecutiva de Aralar incide en que «no existe confianza suficiente» entre ambas partes. Estas declaraciones llegan cuando el conjunto de formaciones políticas se encuentra a la expectativa de un posible comunicado de ETA, sobre el que se ha especulado mucho en diversos medios de comunicación, que han llegado a dar por sentado que se produciría estas fechas navideñas.

Pese a todo, esta prisa por blindar NaBai que manifiesta ahora Aralar no constituye una novedad. Es más, ayer volvió a lanzar un ultimátum a sus socios de EA y PNV, a quienes insta a dar por cerrada la coalición antes de que finalice el mes de enero y remarcó la importancia de que la presentación pública y oficial de la candidatura de Nafarroa Bai a las elecciones de mayo debe producirse cuanto antes.

No se trata de la primera vez que Aralar ha intentado dar por cerrada la coalición: lanzó un ultimátum a sus aliados en mayo, otro en verano y un tercero a finales de año. No obstante, hasta ahora sus socios han hecho oídos sordos ante estos síntomas de ansiedad electoral. Queda por ver si ahora aceptarán que la foto de familia con la que se presentarán a las elecciones se produzca antes de que finalice este mes o si, por contra, preferirán esperar la llegada de nuevos elementos que sirvan para clarificar el panorama político, como por ejemplo, el eventual comunicado de ETA.

Para dar empaque a esta necesidad de que NaBai comience a funcionar en clave electoral, Aralar también anunció ayer que ha echado a andar el proceso interno por el que va a definir sus candidatos al Parlamento de Nafarroa y a la Alcaldía de Iruñea. Aunque todavía está en el aire cómo se fijará el reparto de poder ente las formaciones que conformen finalmente NaBai, Aralar dará por finalizado el lunes la presentación de candidaturas internas e instalará unas urnas en su sede de Iruñea para que su militancia comience a votar.

Golpe de timón en 24 horas

Según expuso Txentxo Jiménez, la decisión definitiva sobre la inclusión de la izquierda abertzale dentro de NaBai se tomó en la reunión de la Ejecutiva de anteayer por la tarde. De esta forma, justificó los mensajes lanzados apenas unas horas antes por el coordinador general del partido, Patxi Zabaleta, y la portavoz en el Parlamento de Gasteiz, Aintzane Ezenarro, en los que mantenían abierta para la izquierda abertzale la puerta de NaBai.

Jiménez aseguró que la decisión se ha hecho pública «en tiempo y forma», al convocar a los medios en la mañana siguiente de haber tomado la decisión. En la rueda de prensa, los periodistas preguntaron a Jiménez si el resto de socios de la coalición eran ya conocedores de la nueva situación. Contestó que sí, que eran conscientes de qué se estaba debatiendo en el seno de la Ejecutiva de Aralar.

En cambio, Koldo Amezketa, de EA, expresó su malestar por haberse enterado por los medios de la decisión de su socio, según manifestó a los micrófonos de «Radio Euskadi» ayer por la mañana.

Cabe recordar que la reedición de NaBai se pactó de forma bilateral entre Aralar y EA. Más tarde, Aralar invitó al PNV a que se sumase al acuerdo después de un largo impasse en el que se observaron dudas entre los jeltzales. Batzarre no vio cabida en ese pacto a dos y decidió salirse. Por su parte, el núcleo de independientes continúa dentro de la coalición.
a la militancia

La izquierda abertzale retó a la Ejecutiva de Aralar a que dé a conocer a su propia militancia dónde ha hallado las diferencias insalvables para no concurrir conjuntamente a las elecciones.
próxima respuesta

El comunicado que emitió ayer la izquierda abertzale fue una valoración «de urgencia», por lo que, según anunció, realizará una reflexión más sosegada sobre la decisión de Aralar que dará a conocer en próximos días.

El propietario de nabai

Hay quien entiende que la marca electoral «NaBai» pertenece a Aralar porque esta formación registró las siglas a su nombre a espaldas de sus socios al poco de formarse la coalición, cuya andadura ha estado marcada por continuos desencuentros.

Un mes de plazo

Aralar lanza a sus socios de NaBai un calendario para preparar las elecciones de mayo. Plantea que la reeditada coalición debe oficializar su candidatura al Parlamento de Nafarroa y a los ayuntamientos antes de que finalice enero.
La izquierda abertzale mantiene la mano tendida para lograr el cambio en Nafarroa

La izquierda abertzale de Nafarroa anunció que «en próximos días» dará a conocer una reflexión más detallada sobre la «postura rupturista de Aralar» que, a su juicio, abre un nuevo escenario político. Por el momento, aunque vertiendo críticas contra la formación liderada por Patxi Zabaleta por tomar una decisión que «no entiende», su postura es la de mantener la mano tendida para conseguir «un cambio político, económico, social e institucional en Nafarroa» a través de la acumulación de todas las fuerzas abertzales y de izquierdas que desarrollan su labor política en el herrialde.

En su comunicado de respuesta, la izquierda abertzale precisó que, al rechazar su entrada en NaBai, en realidad lo que Aralar ha decidido es «descartar la unidad de acción entre todos los abertzales de izquierdas de Nafarroa». Pero por el momento, mantendrá firme en su mano tendida, con la esperanza de que «Aralar vuelva a la senda de la unidad de acción para conseguir el cambio». Subrayó que ésta ha sido su postura desde el inicio y que los mínimos sobre los que negociar continúan sobre la mesa. Además, insiste en que «el sujeto político nunca ha sido un obstáculo para alcanzar un acuerdo programático». Precisamente, la izquierda abertzale remarca que el contenido de sus conversaciones con Aralar ha versado fundamentalmente en pactar un programa electoral conjunto y «sólido» sobre el que construir un cambio político y social para Nafarroa.

Aunque no comprende la postura de la Ejecutiva de Aralar, la izquierda abertzale apunta a «intereses personales y partidistas» como el germen de la ruptura unilateral de las conversaciones. No obstante, habrá que esperar para conocer la «lectura del escenario político que se abre» a partir de ahora en Nafarroa.


°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario