lunes, 14 de diciembre de 2009

Juicio Antidemocrático

Le hemos estado dando cobertura al caso del juicio político en contra del euskara en general y del periódico Euskaldunon Egunkaria en particular. Esta opinión, como la del profesor Arrondo, nos llega desde Argentina:

Antidemocrático juicio a 5 periodistas en el estado español

(14/12/2009) Comienza mañana en el estado español un juicio insostenible, sobre el cual el Fiscal representante del Ministerio Público dijo que no había motivos. Juzgarán a cinco periodistas e intelectuales reconocidos y referenciales en el País Vasco por haber dirigido un diario y tener responsabilidades en él. Es así aunque suene insólito. Cuando el presidente venezolano Hugo Chávez no renovó la concesión a un canal de televisión implicado en un intento de golpe de estado, los grandes medios de desinformación desataron un escándalo a nivel internacional. Sin embargo, esos mismos medios silencian, ocultan, distorsionan o simplemente mienten en otros casos de flagrantes violaciones a los más elementales derechos civiles, como en el caso del "Euskaldunon egunkaria". En nuestra América, los grandes medios en manos de grupos españoles como Grupo Prisa y diario El País, Grupo Vocento, etc, potencian la manipulación y el silencio.

Una simple denuncia de dos organizaciones civiles de la extrema derecha española, motivó investigaciones de cuentas bancarias, escuchas y la detención de diez trabajadores del diario en cuestión, para determinar si la empresa y los trabajadores de la misma estaban vinculados a ETA y eran "terroristas". El Tribunal actuante decidió la clausura en febrero de 2003, de ese medio, el único que se publicaba completamente en euskera (la lengua vasca).

Siete años después de la clausura, el Fiscal concluyó que no había pruebas que incriminaran a los investigados, ni justificaran un juicio, pero a pesar de eso, el Tribunal decidió continuar adelante, saltándose la ausencia de pruebas y doctrinas aplicadas en resonantes casos.

De esta manera, están sentados en el banquillo, acusados de "pertenecer a ETA", intelectuales prestigiosos como el ex sacerdote, periodista y escritor Joan Mari Torrealdai; el sacerdote jesuita, periodista, referente de la cultura, Txema Auzmendi; el destacado periodista Xabier Oleaga y dos periodistas referenciales como Martxelo Otamendi e Iñaki Uria. Torrealdai es miembro de Euskaltzaindia (máxima entidad de la cultura vasca) y director de la revista "Jakin'', Uria dirige "Hamaika Telebista", Otamendi es el actual director de "Berria'' (diario escrito totalmente en euskera), Oleaga trabaja en el área de comunicación de la Federación de Ikastolas (escuelas que enseñan en euskera) y Auzmendi -sacerdote jesuita- ha estado durante muchos años en la emisora "Herri Irratia".

Otamendi y Uria fueron salvajemente torturados por la policía española durante el período de incomunicación. El testimonio público que brindó Otamendi cuando recuperó la libertad fue desgarrador. Declaró haber estado "en el infierno". Uría, en tanto, le confesó a su esposa e íntimos que intentó suicidarse en dos ocasiones porque ya no resistía más la tortura. En los días de su incomunicación debió ser trasladado al hospital. Pasó más de un año y medio en prisión y pudo salir pagando 450.000 euros de fianza.

Además del arbitrario proceso por la supuesta "pertenencia a ETA" hay otro paralelo por supuestos "delitos económicos" en el que hay ocho procesados más. En este caso, piden condenas de hasta 26 años y 30 millones de euros de multas.

Todo este montaje judicial estuvo destinado a acallar una importante voz disidente. Al día siguiente de la clausura del "Euskaldunon egunkaria", con una extraordinaria movilización popular salió a la calle el diario "Berria", escrito completamente en euskera, que aún continúa saliendo y es uno de los de mayor venta.

Cabe recordar que en 1998, también el Gobierno español había clausurado al diario "Egin" y a la emisora "Egin Irratia", con la misma acusación de "pertenecer a ETA". Sin embargo, pasados cinco años ni siquiera fue llevado a juicio el caso. A la empresa le devolvieron el edificio destruido y saqueado, con sus máquinas inservibles y sin posibilidad de volver a funcionar. Decenas de trabajadores habían quedado sin trabajo y habían acallado una voz disidente, el verdadero objetivo.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario