domingo, 14 de septiembre de 2008

Udalbiltza = Dignidad

En la página de inSurGente han publicado un texto de Daniel C. Bilbao que nos habla de la nueva escalada en la campaña represiva por parte de Madrid en contra de Udalbiltza, la primera institución nacional vasca.

Aquí lo tienen:

Se llama dignidad

Daniel C. Bilbao

Hace unos días recibíamos en nuestro correo el aviso que nos daba un amigo y compañero: declaraba públicamente su insumisión a los jueces del estado francés y de la Inquisición española que llaman Audiencia Nacional y en particular, a un juez ya incalificable. «Sólo el pueblo vasco nos puede juzgar por nuestra lucha y nuestro proyecto», dice el compañero Xarlo Etxezaharreta, imputado por ser miembro de nuestra primera institución nacional, Udalbiltza.

Udalbiltza es hija del Acuerdo de Lizarra-Garazi, hija por lo tanto de un proyecto unitario de construcción nacional, nacido de un diagnóstico común entre una multitud de fuerzas políticas, sindicales y sociales vascas. Se cumple este mes una década de la firma de este acuerdo, que alarmó a los estados opresores y terminó por espantar a los michelines y cipayos de siempre.

La respuesta a ese acuerdo fue la represión y el apartheid. El movimiento independentista, su militancia represaliada, torturada, encarcelada y proscripta, resistió y renació ante cada golpe, con una nueva propuesta de solución, política, pacífica, dialogada, negociada. Los recursos para excusarse por parte del estado español parecían cada vez agotarse, pero la última instancia siempre fue patear el tablero y regresar a la negación de derechos y la más dura represión.

No estaban solos en esta tarea. El Gobierno Tripartito y los partidos que lo conforman, se esmeraron en la tarea represiva, en colaborar con las ilegalizaciones usurpando puestos electivos para los que no habían sido votados, llegando a expulsar de sus filas a quienes tomaban una honrosa decisión. Su policía se mostró diligente a la hora de perseguir a los vascos, cazarlos de madrugada para someterlos a la oscura sesión de la incomunicación y entregarlos a manos de los torturadores españoles. Aún hoy continúan acelerando, como si no les hubiera bastado con ser los ideólogos de la asesina política de dispersión de los presos. Antes que el patrón de Madrid se los ordene, ya están prohibiendo actos y marchas, actitudes represivas que no caen sobre "terroristas" sino sobre vecinos de su propio pueblo, que no están condenados por ningún delito, pero parecen haber perdido todos sus derechos civiles.

Cuando aquel 14 de septiembre del 2002, el Gobierno de PNV y EA lanzó sus policías contra una multitudinaria manifestación que había salido a la calle a gritar su amor por Euskal Herria, escribimos: "Las palabras de Eli Gallastegi Uriarte, 'Gudari', escritas en 1916, resultan proféticas: «¡Y un día nos fusilarán!», dijo, refiriéndose a esos señores nacionalistas, educados y corteses en el trato social, arrogantes y autoritarios en el ejercicio del poder. Es que. . . el PNV, por clase y por ideología, lleva el unionismo en el alma."

Seis años después, comparemos esta conducta de los supuestos "nacionalistas" vascos, con la conducta de quienes, como los miembros de Udalbiltza, sostienen en alto el compromiso con Euskal Herria, y llenan las celdas de las cárceles españolas y francesas por pura dignidad de hijos de este pueblo. La realidad objetiva nos dice que en las últimas décadas, los únicos vinculados al PNV -funcionarios de administraciones públicas- que han pasado por la cárcel, ha sido por corrupción, no por defender a su país. Los independentistas vascos dejan un puesto de militancia para ir a otro, los dirigentes del PNV dejan los suyos para ir a Petronor, a empresas y fundaciones, demostrando cómo es la trama del poder político y el dinero.

Se llama dignidad, esa es la palabra, la que no conocen los traidores.




Nuestra solidaridad absoluta para con Xarlo y para con todos y cada uno de los que participan en la construcción nacional de la nación vasca desde Udalbiltza.

Aurrera Udalbiltza!

Gora Euskal Herria Askatuta!


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario