martes, 30 de septiembre de 2008

Ecos de Donostia en México

El periódico Excelsior a publicado una nota acerca del Zinemaldia de este año en Donostia, en ella una juntaletras de apellido Solórzano juega a ser la títere del Ministerio de Propaganda del Reino de España, aquí la tienen:



Lucero Solórzano

Películas festivaleras

Precisamente es en los festivales donde se exhiben películas alternativas, apartadas de reglas y esquemas y muy alejadas del cine tradicional, digerido, sin una estructura temporal bien definida, sobre todo que son obras de cineastas que corren riesgos. Pueden tener muy buena respuesta de crítica, especialistas y público de festival que es muy diferente al cotidiano, pero a la hora de la taquilla no pasan la prueba.

Aquí en San Sebastián he visto dos así. Seguramente hay más, pero es imposible ver más de 200 en ocho días. La primera de estas películas se titula Tiro en la cabeza, que representa a España dentro de la Sección Oficial en Competencia. Dirigida por Jaime Rosales, es una historia que causó polémica y no dejó indiferente al público. El guión, del mismo Rosales, se basa en los hechos del 1 de diciembre de 2007, cuando dos miembros de la ETA mataron a dos guardias civiles que no vestían uniforme en la localidad francesa de Capbreton.

La forma de contar la historia como una ficción es poco común. El actor vasco Ion Arretxe tiene el protagónico en Tiro a la cabeza. Francamente me pareció muy desconcertante en el inicio, ya que no hay diálogos y la cámara se limita a acompañar al personaje en su cotidianidad: ir a una tienda, tomar un café, ligarse a una chava, hacerle el amor, hablar por teléfono. La verdad se hace aburrida. Lo arriesgado consiste en que no hay parlamentos, se escuchan los sonidos ambientales como los motores de los coches, sirenas de ambulancias, una que otra voz a lo lejos y la cámara parecería un testigo mudo que sigue a escondidas a estos personajes que supuestamente no se saben observados.

Se le reclama al director que hace ver la vida de un terrorista como la de una persona común que de repente tiene que cumplir misiones poco comunes.

Al término de la proyección se escucharon más abucheos y silbidos que aplausos. En la conferencia de prensa la pregunta era, ¿dónde queda la condición de asesino de su protagonista? Según Rosales su intención no era plantear una reflexión sobre la sociedad vasca: “me he limitado a construir una ficción basada en hechos reales que pueda ser útil… quise contribuir con una nueva idea positiva y de esperanza para superar el problema vasco”.

Lo veo difícil, señor Rosales. En primera se utiliza un lenguaje muy complicado, difícil para los espectadores (de cualquier nivel. Vi a varios críticos abandonar la sala). El manejo de su protagonista, el asesino, causa con razón cierto enojo en el público, que rechaza firmemente el terrorismo para solucionar el conflicto del país vasco. Además, la posición de los organizadores del Festival quedó muy clara con el boletín que se envió a todos los asistentes a las salas de proyección. Insisto, es una película muy local y no creo que llegue a México.


En primer lugar Lucero, los dos miembros de la Guardia Civil (cuerpo policíaco convertido en grupo terrorista por Francisco Franco) andaban de civil en el estado francés por que efectuaban labores de espionaje, no mencionar esto es una omisión grosera por que hace creer al lector que este par andaban de vacaciones cuando en realidad se dedicaban a exportar la brutal represión española a tierras galas, claro, con el contubernio del gobierno de Sarkozy.

Su moral barata doña Lucero provoca vómito, como se nota que usted no pertenece en el Zinemaldia, eso de que el manejo del personaje principal no le parezca apropiado muestra que usted a Donostia fue de vacaciones, no como crítica de cine.

No se preocupe si a usted le ha encomendado algún empleaducho de cuarta a las órdenes del franquista Juan Carlos Borbón que esta película no se publique en México, gracias al internet y a los viajes trasatlanticos le puedo prometer que este filme será visto en este país donde existe mucha gente solidaria con el derecho de los pueblos oprimidos a su autodeterminación, gente que sabe que el terrorismo emana unicamente de estados totalitarios y colonialistas como España.




.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario