domingo, 27 de noviembre de 2005

La Juventud de Euskal Herria

Los jóvenes vascos le entran al quite, y de que manera.

Léan este artículo:

ACUERDAN LA CREACIÓN DEL CONSEJO DE LA JUVENTUD DE EUSKAL HERRIA
El nuevo foro tendrá carácter «nacional, institucional, participativo, abierto y euskaldun»

Más de 300 jóvenes de los siete herrialdes acordaron poner en marcha el Consejo de la Juventud de Euskal Herria, que tendrá carácter «nacional, institucional, participativo, abierto y euskaldun». Sus impulsores calificaron el día de ayer de «histórico» y resaltaron que «es el proyecto con mayor respaldo» que sale adelante en este y otros ámbitos. «Hemos sido capaces de poner los primeros cimientos de una institución que nos era imprescindible para el desarrollo de la juventud vasca», destacaron al término de la asamblea realizada en el auditorio de Barañain.

BARAÑAIN - Más de 300 jóvenes de los siete herrialdes acordaron ayer por unanimidad crear el Consejo de la Juventud de Euskal Herria, que tendrá carácter nacional. Bajo el lema «Guk erabaki, guk eraiki», la Asamblea de la Juventud consiguió reunir a una amplia representación de agentes y movimientos juveniles. Precisamente, en el acto final celebrado en el Auditorio de Barañain Alex Marañon resaltó «el acuerdo logrado entre todos los agentes para poner en marcha un instrumento de estas características, tan necesitado por la juventud vasca». Segi, EGI, Gazte Abertzaleak o LAB-Gazteak, representantes del Consejo de la Juventud de Nafarroa, de asambladas y más de un centenar de organismos del ámbito juvenil han participado en el proceso de creación.

Ayer muchos de ellos se dieron cita en Barañainpara ver los primeros frutos de su trabajo. Entre los invitados figuraban miembros de Udalbiltza o del Consejo de Desarrollo Nacional y el director del Departamento de la Juventud del Gobierno de Lakua. Entre las au- sencias, citaron la de Udalbide y el Ejecutivo de Nafarroa.

Marañon definió el día de ayer como algo «histórico y grande». «Hemos sido capaces de poner los primeros cimientos de una institución que nos era imprescindible para el desarrollo de la juventud vasca», destacó. En ese sentido, insistió en que es «el proyecto con mayor respaldo» que sale adelante en este y otros ámbitos.

Uno de los objetivos de este Consejo será convertirse en «referencia y punto de encuentro entre los jóvenes de los siete herrialdes» y realizar una defensa activa de sus derechos.

Unido a esto último, incidirá en las vulneraciones que se hayan producido, que estarán recogidas en un informe anual. Al mismo tiempo, hará hincapié en las iniciativas posibles para garantizar el reconocimiento de los derechos.

Para el Consejo que tomará cuerpo ahora, resultará «imprescindible» profundizar en las relaciones con los consejos de la juventud ya existentes en Nafarroa y la CAV y acordar con ellos proyectos comunes. También fomentará las iniciativas que sean «primordiales» para la juventud porque, según resaltaron, «no es bueno estar siempre pidiendo, y por ello el Consejo asumirá la responsabilidad de impulsar aquellos proyectos que sean necesarios para los jóvenes».

Entre los propósitos fundacionales se recoge el carácter «institucional, nacional, participativo, abierto, euskaldun, colectivo y alegre» del Consejo. En el apartado relativo a las funciones, cabe destacar que será el encargado de organizar cada año la Asamblea de la Juventud así como de actualizar los diagnósticos, «manteniendo un estrecho vínculo con el resto de organismos, agentes y jóvenes que no estén organizados».

Una de las principales herramientas de trabajo será la Carta de Derechos de la Juventud que define a la juventud vasca como «un colectivo amplio y plural integrado por jóvenes de las siete provincias sin distinción por motivos de origen, etnia, color, sexo, orientación sexual, lengua, religión o ideo- logía, y que comparte intereses comunes en cuanto al desarrollo de este pueblo».

Añade que «para poder llevar a cabo distintos proyectos vitales, tiene derecho a que le sean reconocidos y aplicados todos aquellos derechos económicos, sociales, culturales y lingüísticos. Todos esos derechos no han de ser condicionados a una situación política o económica concreta; han de ser garantizados sea cual sea la situación».

Si la tarea realizada hasta ahora ha sido ardua, no lo será menos la que desarrollarán en los próximos meses. El logotipo es la imagen de un retoño. «Esperamos que se convierta en un frondoso árbol con profundas raíces», manifestó Marañon.

Toda la información sobre el camino andado en el último año y los diagnósticos y aportaciones están ya disponibles en www.gaztebilgunea.org.

Udalbiltza y Batasuna felicitaron el paso dado por los jóvenes y desearon que puedan dar frutos en el futuro.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario