miércoles, 23 de noviembre de 2005

Ese Remedo De Prensa

Con este escrito aparecido en Fitxak de la página Diáspora Vasca, el escritor Iñaki Iriondo pone en evidencia el triste estado en que se encuentra la prensa española y los vanos esfuerzos de la misma por legitimar la represión de todo lo vasco.

Aquí lo tienen:

La prensa española, a la defensiva

Iñaki Iriondo

No está a gusto la prensa española informando y opinando del macrojuicio. Y lo que en otras circunstancias hubiera sido el asalto final para aplastar a la disidencia con profusión de páginas de tono épico, se ha tornado en segunda o tercera noticia en las portadas o incluso en un titular al margen y colateral como ocurría ayer en “El Mundo”. Diríase además que muchos editoriales intentan ocultar, tras una pátina de convicción y seguridad, la actitud defensiva de quien se ve obligado hoy a sostenella sólo por no enmendalla a estas alturas del partido.

Así, por ejemplo, “El País” se subía al peligroso caballo en el que galopó Baltasar Garzón y hacía suyas las acusaciones del instructor y el fiscal para señalar que «a los acusados les asiste la presunción de inocencia, por supuesto, pero en absoluto puede considerarse, como pretenden sus protectores, que se trate de un proceso en el que se juzgue la ideología de estas personas. Lo que se juzga, tras años de investigación, es su vinculación con una organización terrorista, aunque no hayan empuñado las armas». El editorialista evita aclarar, eso sí, que en los 200.000 folios del sumario resulta difícil encontrar incriminaciones personalizadas contra los acusados, ausencia que parece demostrar que se les persigue por su trabajo público y no por otra cosa.

Por cierto, que la lección sobre la presunción de inocencia sigue siendo una asignatura pendiente para buena parte del quiosco, puesto que ésta no consiste en poner la palabra «presunta» en algún punto del titular, como debió pensar quien hizo la primera página de “El Correo” del pasado lunes, cuando tituló que «La Audiencia Nacional juzga a la presunta dirección del ‘frente político y social’ de ETA», cuando lo que aún no se ha probado es, precisamente, la existencia de ese supuesto «frente político y social».

En otro sector de la prensa, lo que despierta temores es la idea de que «el Gobierno intentara ahora enmarcar este juicio en un contexto político y que adoptara algún tipo de iniciativa para condicionar a los magistrados a dictar una resolución en base a consideraciones de oportunidad» (“El Mundo”, 21-XI-05) o «la percepción inocultable de que este juicio molesta los planes del Gobierno de negociar con los etarras» (“Abc”, 21-XI-05). ¿A qué viene tanta preocupación si los tribunales son independientes y los jueces impermeables a las presiones políticas?

Para no asustar más a sus lectores, tras el primer día la prensa española prefirió ahorrarles los detalles sobre las irregularidades detalladas por la defensa ­presentada como «actitud desafiante» (“La Razón”) o «El tribunal impide convertir el juicio en altavoz político de ETA» (“Abc”)­ y el caos que por momentos se apoderó del juicio, para entretenerles con «guerras de camisetas» y la victoria del Estado que supone que los acusados no entraran con el EHNA.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario