miércoles, 6 de enero de 2016

Presxs de un Régimen Violento y Vengativo

Se sigue acercando la fecha en la que se ha convocado a asistir a Bilbo y a Baiona a llenar las calles en solidaridad con lxs represaliadxs políticxs vascxs.

Les compartimos esta entrevista publicada en Deia:

“La política con los presos es hoy mucho peor que con ETA en activo”

El fin de la dispersión y la salida de la cárcel de los presos enfermos graves volverán a ser reivindicados con las manifestaciones del sábado en Bilbao y Baiona

Carlos C. Borra
El exconsejero de Justicia Joseba Azkarraga y la periodista Teresa Toda conceden esta entrevista en Bilbao después de protagonizar una comparecencia en Donostia y tan solo unas horas antes de hacer lo propio en Gasteiz. Los portavoces de Sare se han volcado en llamar a participar en las marchas del día 9, y al parecer ya están recogiendo los primeros frutos. “Suerte el sábado”, les desean unos jóvenes nada más apagarse la grabadora.

Las convocatorias han recibido un amplio respaldo desde el ámbito de la judicatura, política, cultura, deporte... ¿Existe un apoyo transversal a esta causa?

-J. A.: Creo que es el reflejo de lo que es Sare, que está conformado por personas muy diversas, incluso política e ideológicamente, pero que confluimos porque nos une un objetivo común, el trabajo contra la vulneración de los derechos humanos en el colectivo de presos vascos.

-T. T.: En la sociedad vasca se sabe que existe dispersión pero no se conoce bien lo que significa. Parte de nuestra labor es hacer que ese conocimiento se extienda.

Se ha destacado el apoyo de Rosa Rodero, viuda del ertzaina Joseba Goikoetxea. ¿Qué significa que respalde esta reivindicación?

-J. A.: No es la primera vez que colabora con nosotros. Es una víctima directa de la violencia que se ha ejercido en este país y supone un ejemplo importante de superar situaciones de enfrentamiento y odio. Ojalá ese ejemplo sirva para otras personas y colectivos que están en su derecho de mantener una posición diferente pero que tienen la obligación de respetar las posiciones de Rosa Rodero y de tantas otras. Porque el colectivo de víctimas no es homogéneo, hay mucha gente que quiere dar pasos en la búsqueda de una sociedad en la cual nos podamos mirar a los ojos sin revancha y sin odio.

-T. T.: Y víctimas de violencias diversas, la propia situación que se mantiene con las presas y presos es una cierta forma de violencia, y ahí es donde tenemos que encontrarnos. Hay que mirar la situación de los presos y de sus familias desde un punto de vista de derechos humanos y de derechos contenidos en la ley, que se está vulnerando.

-J. A.: Rosa Rodero pide dar pasos en torno a la convivencia pero también que se cumpla la ley, y eso es lo que exigimos desde Sare, que se cumpla para todos sin excepciones. Estamos ante un Gobierno que no cumple su propia ley, pero tampoco la legislación europea, a la cual está obligado como estado miembro de la UE. La dispersión incumple el reglamento penitenciario y respecto al cómputo de penas cumplidas en cárceles de otros estados se incumple la legislación europea.

-T. T.: En el caso de las doce personas que padecen enfermedades muy graves, la ley permitiría que estuvieran fuera. No es solo que el Gobierno español no esté dando ningún paso adelante, es que está dando pasos hacia atrás, la situación dentro de las prisiones ha tendido a peor en los últimos años.

-J. A.: No es una barbaridad decir que la situación de los presos y la gestión del Gobierno en relación a ese colectivo es hoy muchísimo peor, más ilegítima que en la etapa en la que ETA estaba en activo. No hay que olvidar que el propio Gobierno de Aznar acercó a ciento y pico presos a cárceles vascas.

Desde el ámbito judicial tampoco se están dando pasos, con el rechazo de la Audiencia Nacional a las peticiones de presos para ser acercados a Euskadi.

-J. A.: En España, la separación de poderes entre el ejecutivo y el judicial dejó de existir hace mucho tiempo. La Audiencia Nacional se ha convertido en una correa de transmisión del Ministerio del Interior, y ante esa situación, Sare y la sociedad vasca tienen que mirar fuera del Estado español, tienen que exigir en Europa que exija a su vez a España el cumplimiento de su propia legalidad.

-T. T.: Respecto a las peticiones individuales de los presos, han dado muchos pasos que han contribuido a afianzar la situación de cambio en el panorama político vasco.

-J. A.: Simplemente con la aplicación de la ley, una gran parte de los presos vascos estarían hoy en libertad. Lo que no cabía cuando ETA estaba en activo ni cabe ahora es que a este colectivo no se le aplique la ley sino una excepcionalidad que, en la práctica, produce cadenas perpetuas encubiertas. Porque cuando a alguien le condenan a 40 años de prisión sin posibilidad de redención estamos hablando de una cadena perpetua de hecho que no está recogida ni en el texto constitucional español.

¿Un relevo en La Moncloa es necesario para que se desbloquee la situación de los presos?

-T. T.: Sería fantástico. Si se diera un relevo no de personas, sino de fuerzas políticas, sería importante puesto que hay partidos en el Estado español como Podemos que se han pronunciado abiertamente en contra de la dispersión. Pero no queremos quedarnos en la especulación porque es muy difícil que cambien las cosas, sobre esta cuestión sigue habiendo una especie de acuerdo de Estado entre el PP y el PSOE.

-J. A.: Aunque el PP siga gobernando, la situación no va a ser igual porque no lo va a hacer con mayoría absoluta sino en minoría.

-T. T.: Queremos poner sobre la mesa de todas esas fuerzas la pesada piedra de la dispersión para que vean lo que realmente es.

Respecto a la vía europea que mencionaban, han impulsado un informe para dar a conocer en la UE la situación de los presos.

-J. A.: Hay un documento redactado en colaboración con la UPV y en el que han participado cerca de 25 juristas de todo tipo. Ellos mismos, con el respaldo de Sare, lo presentarán en el Consejo de Europa, el Parlamento Europeo, el Tribunal de Derechos Humanos, etc., para que sea una denuncia, un aldabonazo a las instituciones europeas sobre lo que judicialmente y políticamente se está haciendo en España.

Los toques de atención desde Europa al Estado español por la vulneración de derechos humanos han sido constantes.

-T. T.: Por ejemplo con las torturas, suponemos que el Gobierno que se constituya en Madrid irá teniendo todo esto en cuenta. De hecho, indirectamente incluso el Gobierno del PP ha tomado ya nota.

-J. A.: El problema es que desde que se adopta la resolución en Europa hasta que se transmite a España y se le obliga a cumplirla pasa mucho tiempo. Mientras, el Gobierno español está consiguiendo esa política vengativa en la que algunos presos tendrían que estar en libertad porque han cumplido la pena y no se les han computado los años que han estado en cárceles francesas.

Al margen de la política penitenciaria, ¿ETA también tiene que dar pasos hacia su desarme?

-J. A.: La posición de Sare no es la de exigir a una parte, en este caso a ETA, qué es lo que tiene que hacer, porque la vulneración de los derechos humanos no tiene que estar sujeta a los pasos que pueda dar. Al margen de eso, ETA dio hace cuatro años el paso clave, que fue decir que hasta aquí había llegado y punto. Este es el único país del mundo donde una organización que ha actuado violentamente decide de manera unilateral cesar en su actividad e invita a la otra parte a iniciar un proceso negociado de entrega de las armas y disolución, y el Gobierno español dice que no quiere saber absolutamente nada de eso.

El Movimiento pro Amnistía y contra la Represión impulsa sus propias movilizaciones por la amnistía. ¿Ambas dinámicas pueden llegar a chocar, a crear confusión?

-T. T.: Creemos que el camino que hemos emprendido está aglutinando a mucha gente y es el que vamos a continuar. Preferiríamos que todo se canalizase de la misma manera, pero tampoco podemos juzgar ni decirle a nadie lo que tiene que hacer. Hay una palabra que tiene mucha fuerza, la amnistía, pero deberían dar a conocer cómo piensan lograrla. Pedimos la confluencia en un objetivo común: una vez que se acabe con la dispersión, el último paso es que los presos retornen a sus casas y se incorporen a la sociedad.

-J. A.: No vamos a confrontar con otros que tienen otras estrategias, sabemos que nuestro contrario es el Estado español, la Justicia española. No podemos ser rehenes de un concepto como la amnistía, que puede sonar muy bien pero para subir al Gorbea tienes dos formas, puedes intentarlo derecho, que normalmente no llegas, o rodeando. Nuestra posición es dar pasos hacia el objetivo final: no solo el traslado a las cárceles vascas sino el fin de las consecuencias del conflicto, que es la existencia de víctimas pero también de 470 presos a los que hay que dar una salida a corto o medio plazo.




°