lunes, 17 de octubre de 2011

Follonero, Payaso y Fascista

A punto estuvimos de concederle el título de vascófobo de la semana pero el arsenal que utilizó durante su visita a Euskal Herria es tan conocido que no vale la pena siquiera dignificarlo, mas bien nos dan ganas de denunciarlo recurriendo a la Ley Sinde por plagio a las citas célebres de efemérides españolazas como Manuel Fraga o Felipe X González.

Aún así hemos decidido compartirles esta nota para hacer patente las triquiñuelas a las que recurre el Ministerio de Propaganda para atacar al pueblo vasco por todos los flancos posibles. Este tal Jordi Évole no es mas que el contrapeso a todos esos "líderes de opinión" tan serios y adustos que desde las tertulias y mesas tanto de análisis como de debate nos repiten una y otra vez por que España está destinada a mantener dentro de sus fronteras a los bárbaros del norte por ser esa su única oportunidad de ser civilizados y salvados de su segura perdición. Así pues, "El Follonero" supuestamente es un tipo güay que desde la chabacanería hace las preguntas que otros no se atreven a hacer, veamos:


"Estoy aquí para informarme", contestó Jordi Évole al ciudadano que le increpó llamándole "payaso" durante una manifestación a favor del acercamiento de los presos de ETA. Y es que 'El Follonero' viajó al País Vasco en el programa 'Salvados' de ayer para conocer 'in situ' la realidad que se vive en los días previos al supuesto final de ETA.
En Mondragón visitó a Peio Urizar, miembro de EA y portavoz de Bildu, y al concejal socialista que vio morir a Isaías Carrasco. Urizar se mostró con él convencido de que el fin de ETA es un hecho del que nadie duda y le explicó las propuestas de Bildu. Jordi Évole le pidió hablar con alguien de Bildu, pero que no fuera de EA, "de Bildu Bildu". Fue cuando se trasladó a la manifestación donde conoció a Bakartxo Ruiz, de Bildu, a quien no consiguió sacar palabra alguna sobre una condena a los atentados de ETA. Allí fue insultado por un ciudadano, quien además de llamarle "payaso" le invitó a irse de allí.
Jordi Évole no sólo no se fue de allí sino que continuó hablando con familiares de presos etarras. A ellos les preguntó si no era más injusto que ETA matara a tener a un hijo a mil kilómetros de casa por haber colaborado con la banda armada. Ninguno de los preguntados lo consideró así. Porque, según ellos, no habían hecho nada para estar en la cárcel.
Tras la manifestación decidió trasladarse a la localidad de Elorrio para entrevistar a Carlos García, el único concejal del PP de la localidad que, con su voto, impidió que Bildu se hiciera con la alcaldía dando el poder al PNV.
García le habló de las dificultades con las que se encuentra cada día cuando tiene enfrente a los concejales de Bildu. "A veces los silencios y las miradas son peores".
El concejal del PP dijo que se siente dolido cuando le llaman "pijo" y jugador de "pádel" cuando "he jugado a pelota toda la vida". También le confesó que su mejor amigo del colegio hoy en día tiene ideas completamente contrarias a las suyas, porque empezó con una chica "de ese mundo". Y que cuando era pequeño, convivió en el mismo barrio de Bilbao con 'Txeroki'.
¿Conclusiones? Sólo quien vio el programa puede sacarlas.


Ahí lo tienen, insultando a Peio Urizar queriendo dar a entender que solo los militantes de Batasuna son los verdaderos miembros de Bildu, agrediendo a los familiares de los presos políticos vascos que día a día tienen que sufrir las consecuencias de la dispersión y por último, celebrando por todo lo alto que un solo españolito tenga el poder para negar la voz de todos los vascos que se expresaron en las urnas de Elorrio.

Un fascista más, tenuemente disfrazado de payaso. Y quejica, además de todo, haciéndose la víctima por haber encontrado a alguien que verdaderamente dice lo que otros no se atreven.

Esas son las conclusiones.



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario