martes, 14 de junio de 2005

Otro Medio Año Perdido

El artículo que están a punto de leer fue publicado en inSurGente y nos habla de las violaciones a sus propias leyes por parte de los españoles en contra de los presos políticos vascos:

Con Seis Meses de Retraso

Si la Fiscalía no consigue impedirlo, el preso vasco Iñaki de Juana saldrá en libertad en agosto

inSurGente (Jesús Prieto).- Hace algunos años tuve ocasión de cenar, invitado por su esposa, en casa de un general del Ejército. En la sobremesa, surgió el tema del conflicto vasco-español. El militar, al calor de las copas, se sinceró: "Mire, Prieto, yo lo tengo claro: los que para nosotros son terroristas, asesinos y, desde luego, enemigos, para ellos son soldados, combatientes que luchan por la liberación de su pueblo; y nuestros combatientes, nuestras Fuerzas Armadas, nuestra Policía y nuestra Guardia Civil, para ellos son el enemigo".

La noticia

El 7 de enero, una noticia de agencia daba cuenta de que los portavoces de las principales asociaciones de jueces del Estado, de diversa orientación ideológica, opinaban unánimemente que sólo se podría impedir la excarcelación de Iñaki De Juana vulnerando la Constitución.

El 19 del mismo mes, se reunió el Pleno no Jurisdiccional de la Audiencia Nacional (AN) que, en un acuerdo insólito, abrió la puerta para que una vez que se reciba en el tribunal sentenciador la propuesta de licenciamiento definitivo de un penado por cumplimiento de su condena, pueda procederse por dicho órgano a revisar su expediente y comprobar si todas sus redenciones de penas por el trabajo fueron concedidas por órgano competente o no, o si los beneficios penitenciarios fueron obtenidos en fraude de ley.

En aplicación de esa resolución se suspendió la excarcelación ya acordada del preso vasco Iñaki de Juana Chaos y se procedió a una minuciosa revisión de todo su expediente.

Por un lado, se acordó que las Audiencias Provinciales no eran competentes para conceder redenciones resolviendo recursos de apelación contra autos de los Jueces de Vigilancia Penitenciaria (JVP), contrariando el criterio seguido durante más de veinte años en miles de casos.

Por otro, la propia Audiencia Nacional anuló redenciones concedidas hace muchos años por los JVP a propuesta de la administración penitenciaria, alegando que fueron obtenidas irregularmente.

Se vulneraba así el principio de la intangibilidad de las resoluciones judiciales firmes.

Ahora, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, ha rechazado procesar a Iñaki de Juana por "pertenencia a ETA" y "amenazas terroristas", delitos que le imputaba la Fiscalía basándose en unos artículos que escribió y que fueron publicados en el diario Gara en diciembre de 2004.

En su auto, el magistrado afirma que "no hay base para poder acreditar que el citado imputado pertenezca a ETA" en la actualidad, y añade que el "frente de makos" no está considerado como organización terrorista.

Iñaki de Juana Chaos, condenado a más de tres mil años de prisión, debería haber salido de la cárcel el pasado mes de febrero, tras cumplir 18 años, al haberse beneficiado de las vigentes redenciones penitenciarias.

Sin embargo, un mes antes, en enero de este año, el juez Fernando Grande-Marlaska le imputó nuevos cargos de "pertenencia a banda armada" y "amenazas terroristas" a raíz de la publicación de dos artículos publicados en el diario Gara, titulados "El escudo" (1 de diciembre de 2004) y "Gallizo" (30 de diciembre de 2004). Esta decisión político-judicial impidió entonces la salida de la cárcel del histórico militante de ETA.

De Juana Chaos decía en la pieza titulada "El Escudo", publicada por Gara el 1 de diciembre pasado: "Leo periódicos y revistas y el bombardeo es intenso y permanente. El enemigo está crecido. Detenciones. (...) Redadas en los estados francés y español. Informaciones venenosas que pretenden inocular el virus de la desconfianza. (...) Sí, la ofensiva es fuerte, en todos los frentes e innegable. ¿Quizá el enemigo está aventurando que nos pueda dar la puntilla? ¿Que puede acabar con el MLNV?".

En la resolución del juez instructor del caso, Santiago Pedraz, conocida hoy, éste indica que de la lectura de esos artículos no se desprenden indicios de "pertenencia a banda armada" y "amenazas terroristas".

Para el magistrado, de las afirmaciones de Iñaki de Juana Chaos no se desprende apoyo a ETA, sino, en todo caso, al Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV), que, dice Pedraz, "no está calificado como organización terrorista".

Los hechos investigados tampoco constituyen amenazas, continúa Santiago Pedraz, "porque no puede deducirse de los artículos un señalamiento de las personas citadas como objetivos para la banda armada".

Así, el juez decreta en su resolución la "inmediata puesta en libertad" de Iñaki de Juana Chaos, aunque ésta no se producirá hasta la primera semana de agosto.

Por su parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ya ha presentado un recurso contra esta decisión judicial.

"De la simple lectura", explica el fiscal, de las expresiones de Iñaki de Juana "enemigos", "sacad vuestras sucias manos de Euskal Herria" o "MLNV", se pone de manifiesto que el preso vasco sigue perteneciendo a ETA, ya que así lo considera la propia organización armada.

El Ministerio Público asegura que durante los 18 años que ha pasado en prisión, Iñaki de Juana Chaos "ha llevado a cabo labores propagandísticas y publicitarias a favor de ETA, plantes y desobediencias organizadas por la banda en las cárceles, transmisión de datos de personas para que la organización las incluyera entre sus objetivos y captación de nuevos militantes, además de actuar como portavoz de los presos etarras".

Por último, el fiscal asegura que el juez "se equivoca gravemente" al considerar que el MLNV "no ha sido declarado organización terrorista", recuerda que la sentencia del Tribunal Supremo que ilegalizó a Batasuna afirmaba que fue ETA quien creó ese movimiento.

Iñaki de Juana, que fue detenido en enero de 1987, redimió 4.350 días de condena hasta mayo de 2003. A partir de entonces, con la entrada en vigor de una de las reformas del Código Penal, y al comenzar a funcionar el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria, del que pasaron a depender todos los presos encarcelados por la Audiencia Nacional, se le anularon todas las redenciones extraordinarias que solicitaba por cursar estudios universitarios.

Jesús Alonso, fiscal de la Audiencia Nacional, ha recurrido la decisión del juez Pedraz ya que entiende que la libertad de De Juana "no sólo perjudica a este sumario sino también a la sociedad en general, que se ve inerme ante un individuo que no usa la razón en su actuar sino en que en su quehacer diario usa el crimen y el terror para obtener los beneficios que sus conciudadanos de otro modo no le ofrecerían".

El comentario

Hace algunos años tuve ocasión de cenar, invitado por su esposa, en casa de un general del Ejército. En la sobremesa, surgió el tema del conflicto vasco-español. El militar, al calor de las copas, se sinceró: "Mire, Prieto, yo lo tengo claro: los que para nosotros son terroristas, asesinos y, desde luego, enemigos, para ellos son soldados, combatientes que luchan por la liberación de su pueblo; y nuestros combatientes, nuestras Fuerzas Armadas, nuestra Policía y nuestra Guardia Civil, para ellos son el enemigo".

El general puso el dedo en la llaga. En esta guerra no declarada, los del otro lado son considerados "enemigos" y como a tales se les trata. El Estado, castigándolos, si es preciso, a costa de su propia legalidad.

"En España no hay presos políticos. Todos los encarcelados lo están por delitos comunes." ¿Cuántas veces hemos escuchado estas afirmaciones de las bocas de los gobernantes? Sin embargo, las actuaciones político-judiciales las desmienten de facto.

Si Iñaki de Juana Chaos fuese un preso común, habría sido puesto en libertad, no ya al cumplir 18 años de cárcel, sino mucho antes. Y ni les cuento si hubiese sido un terrorista al servicio de la unidad de España, un "combatiente del bando de los buenos" a los que se refería el general. Piensen en Barrionuevo.

Pero es un "enemigo" del Estado, un indeseable asesino irredento miembro de una organización que pretende acabar con la integridad del reino borbónico. Y ante eso, 18 años es una nadería, una futesa. ¡Que cumpla hasta el último día de los tres milenios de prisión a los que fue condenado y que, como poco, se merece! O si no, ya que somos católicos, que se note nuestra inmensa piedad y que pase entre rejas sólo la tercera parte de la pena: mil añitos de nada, que los de Bilbao aguantan eso y más.

Pero es su propia ley la que dice que debería haber salido en el mes de febrero, y se la saltan como si de un plinto se tratase.

Falsimedia y el ministro de Justicia del Gobierno del PSOE se encargan de no hablar de presos que han cumplido sus condenas y deben ser excarcelados, sino de monstruos sanguinarios a los que hay que encerrar de por vida.

Aunque algunos han conseguido pasar desapercibidos y escapar a la caza de brujas, los presos más conocidos, esos a los que un colega llamaba la "selección de galácticos", pueden ser la carnaza con la que saciar la sed de venganza que reclama la derecha española: PP, AVT y algunos militantes del PSOE incluidos.

Al juez Pedraz le espera un gran calvario. Cumplir la ley, cuando ésta entra en colisión con los intereses del establishment, no sale gratis. Los discípulos del fascista Campmany, aún de cuerpo presente, pedirán su cabeza. Y si se descuida, lo acusarán de colaboración con banda armada. Del entorno, o sea.

No sé qué idea tiene José Luis Rodríguez Zapatero de lo que es una negociación, pero si coincide con la de su subalterno, el Fiscal General, el sufrimiento promete ir para largo.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario