lunes, 16 de enero de 2006

No Hay Amor

Este escrito nos llega vía correo electrónico:

Odio a los vascos

El suceso que tuvo por protagonista hace unos pocos días a la Sra. María San Gil, nos sigue demostrando en forma irrefutable el odio que siente esta Señora y su partido hacia el pueblo vasco en general, sin importar las ideas políticas con las que se indentifiquen sus ciudadanos en particular.

A esta Señora la ha enceguecido el odio, el desprecio hacia el pueblo vasco, sus ideales y su cultura, de otra manera no se puede entender que haya confundido el anagrama de ETA con el logo de la OMS.

Con ese mismo odio se cerró el diario “Egunkaria”, se trató de procesar cocineros, se interrogó a benedictinos documentalistas, se investigaron escritores y personalidades de la cultura y se lleva a cabo el macroproceso 18/98.

Ese mismo odio lo llevó a Aznar a perder las elecciones y a marcharse por la puerta trasera, ya es hora de que el PP y sus dirigentes dejen de atropellar al pueblo vasco con sus intrigas y mentiras.

Estoy seguro de que el pueblo español quiere vivir en paz y en democracia, pero con dirigentes como estos difícilmente lo logre.

Hoy más que nunca los partidos Abertzales de Euskadi debemos mantenernos unidos en nombre de la democracia y la libertad del Pueblo Vasco.

El acto convocado por Batasuna para el próximo sábado no puede prohibirse, lo que constituiría un atropello al derecho de reunión, la libertad de expresión y la ambulatoria, entre otras garantías mínimas protegidas por las constituciones de todos los estados democráticos del mundo.

Destaco la actitud de la Sra. Begoña Errazti, presidenta de EA, a quien tuve oportunidad de conocer en su visita a la Argentina en noviembre pasado, de convocar a una reunión y ceder la palabra a los dirigentes de Batasuna, en caso de resultar prohibido por la Justicia española el acto del próximo sábado.

Llevo 55 años viviendo en Argentina, y es mi ilusión junto a la de miles de vascos y descendientes de ver libre, unida y en paz a nuestra tierra y la de nuestros mayores.

Desde la diáspora estamos todos sumados a la lucha por conseguir nos sea reconocido el derecho de decidir nuestro futuro en paz y democráticamente.


José Francisco Domingo Ormaetxea
Mar del Plata - Argentina

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario