sábado, 23 de febrero de 2002

El Cipayo Ibarretxe

Una vez más un claro ejemplo de lo que desglosa José Steinsleger en su escrito "El demócrata cipayo", únicamente que en este caso es "el nacionalista cipayo". A pesar de haberse vistos forzados a renunciar a la representación independiente de la CAV ante la Unión Europea debido a la intransigente postura adoptada por el heredero ideológico de Francisco Franco, el infumable José María Aznar, Ibarretxe organizó un pow-wow para que los "demócratas vascos y españoles" se pusieran de acuerdo para aislar a Batasuna y así allanar el camino para su posible ilegalización por parte del régimen de Juan Carlos Borbón. Para mayor información lean esta nota publicada en La Jornada:

Lograría Ibarretxe acuerdo con los partidos vascos para aislar a Batasuna

Armando G. Tejeda

Madrid, 22 de febrero. El presidente del País Vasco, el nacionalista moderado Juan José Ibarretxe, acordó hoy con los dirigentes de los partidos políticos de Euskadi aislar parcialmente del espectro político a Batasuna, partido independentista considerado brazo político de ETA.

En un encuentro que tenía el objetivo de estudiar medidas de seguridad para proteger a los concejales amenazados por la organización armada, los dirigentes vascos se comprometieron a no formar pactos de gobierno ni de oposicion con la coalición abertzale, aunque el contenido íntegro del pacto se ha mantenido en secreto.

En la reunión, celebrada en la casa del gobierno vasco, participaron por primera vez en al menos cuatro años los líderes de partidos nacionalistas y no nacionalistas.

En representacion del Partido Nacionalista Vasco (PNV) acudieron el propio Ibarretxe y el presidente del partido, Xabier Arzalluz; de Eusko Alkartasuna (EA), Begoña Errazti; del Partido Popular (PP), Carlos Iturgaiz; del Partido Socialista de Euskadi (PSE), Ramón Jáuregui; de Izquierda Unida (IU), Javier Madrazo, los diputados generales Ramón Rabanera, Román Sudupe y Josu Berguera, además del presidente de la Asociacion de Municipios Vascos, Karmelo Sáez de la Maza.

Los dirigentes dieron a la prensa distintas versiones del encuentro. El punto de desacuerdo fue precisamente el referido al aislamiento "político y social" de Batasuna que exigen el PP y el PSE, en el marco del pacto que ambas formaciones firmaron el pasado miércoles para ilegalizar a la formación abertzale mediante una serie de reformas jurídicas, entre ellas la ley electoral.

Asimismo, se acordó la creación de una nueva mesa de partidos que se reunirá periódicamente para dar seguimiento a las medidas de seguridad a las que serán sometidos los ediles no nacionalistas amenazados por ETA, y llevar a cabo "reformas legales para que los concejales puedan trabajar en un marco de seguridad".

En cuanto a aislar a Batasuna, los partidos vascos acordaron que a partir de las próximas elecciones municipales no permitirán que esa formación presente candidatos para alcaldías ni pueda formar alianzas, si antes no condena expresamente la violencia de ETA.

Para Ibarretxe la reunión de hoy es el primer paso para que "nuestros alcaldes y concejales puedan defender sus ideas con y en un marco de seguridad".

Pero Iturgaiz, del PP, acusó a los nacionalistas de negarse a aprobar sus iniciativas, que eran la ilegalización de Batasuna y la expulsión de sus ediles de los ayuntamientos vascos. "Para el PP (los acuerdos alcanzados) son de segundo término... en el objetivo de diferenciar bien entre víctimas y verdugos, (en) el objetivo de aislar a Batasuna, el nacionalismo en estos momentos no está dispuesto, porque no quiere quitar las alcadías a Batasuna".

Jáuregui, de IU, consideró a su vez que se han sentado las bases para que Batasuna no pueda gobernar ningún municipio a partir del próximo año. La dirigente de EA, Errazti, sostuvo que "no se ha decidido nada sobre el aislamiento a Batasuna, no hay acuerdo ni aislamiento para nadie", y agregó que hubo consenso en cuanto a la búsqueda de formas para garantizar la seguridad de los concejales.

Querella contra Garzón del diario Gara

El diario vasco Gara presentó una querella judicial ante el Tribunal Supremo, contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, acusándolo de "prevaricación". El motivo de la demanda es la pretensión del juez de que Gara asuma las deudas por unos 5 millones de dólares que dejó Egin tras su clausura, ordenada por el propio Garzón.

Este viernes, Garzón ordenó el procesamiento de 27 miembros de la organización Haika-Segi, la rama juvenil del llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV), que declaró ilegal hace unas semanas. El juez sostiene que esta asociacion forma parte del "entramado criminal de ETA, al ser vanguardia delegada" de la banda entre los jóvenes vinculados con el separatismo radical.

Por la ilegalización de organizaciones juveniles, 11 jóvenes mantienen desde hace 20 días una huelga de hambre en Pamplona, que el jueves tuvo que abandonar uno de los huelguistas tras haber perdido 10 kilogramos. El próximo domingo ayunarán representantes de otras organizaciones vinculadas a la izquierda abertzale, entre ellos dirigentes políticos y sindicales, y habrá manifestaciones en las principales ciudades vascas.

Por último, el gobierno vasco y el gobierno de Madrid cerarron finalmente la disputa que mantenían sobre la renovación del Concierto Económico autonómico, que debió entrar en vigor el 1o. de enero y que había sido prorrogado ante continuos desacuerdos. El punto polémico entre Madrid y Vitoria era la representación independiente de Euskadi ante la Unión Europea, pretensión a la que finalmente renunció el gobierno vasco tras las reiteradas negativas de Aznar.

Y repetimos la pregunta con la que cierra su escrito Steinsleger, al ver como actúa el PNV en favor de Madrid y en contra de Batasuna, ¿a qué le temen?

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario