lunes, 21 de abril de 2014

Echeverría V. | García Márquez y los Políticos

La implacable pulcritud como historiador de nuestro amigo Pedro Echeverría ha puesto ciertos puntos sobre ciertas íes en el imaginario colectivo de Gabriel García Márquez:

García Márquez y los políticos

Gabo no cautivó a presidentes; los políticos no leen, usan a personajes, luego los tiran

Pedro Echeverría V.

Publica La Jornada: “Gabo, el genio que cautivó a los presidentes de México. El creador de Macondo atrajo artistas, intelectuales y políticos de todas las corrientes e ideologías; algunos presidentes mexicanos, no fueron la excepción”. Pero el mismo García Márquez manifestó en alguna ocasión que “su cercanía con algunos presidentes no significaba que pudiera influir en ellos, por el contrario, era más fácil que los mandatarios influyeran en él”. Y tiene toda la razón Gabo. En México los intelectuales se han acercado mucho al Príncipe, han recibido sus favores y condenado las luchas sociales; tan cerca han estado y tantas corrupciones han silenciado, que casi nadie cree en ellos.

No tengo duda en que Beethoven, Picazo o Buñuel; así como Gabriel García Márquez o el mismo Octavio Paz, “cautivan” a muchos de sus seguidores, pero sólo cuando los escuchan, ven o leen; decir que “los presidentes fueron cautivos de Gabo” –por el hecho de retratarse con él- sería como decir que el presidente Carlos Salinas cautivó a Gabo, Granados, Monsiváís, Poniatowska, Camín y otros, que se ven muy risueños juntos con Salinas en una foto. Pienso que los políticos –porque ese es su oficio y además poseen todas las técnicas de dominación- los que con sus discursos, saludos, risas y abrazos (sobre todo con sus regalos y concesiones) son los que poseen todas las cualidades para cautivar o hechizar; pero nadie ejerce ninguna influencia irresistible. A los políticos sólo los cautiva el poder y el dinero; usan y desechan a los intelectuales.

No me imagino que los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, del derechista PAN, hayan sido “cautivos” de García Márquez que siempre fue amigo de Cuba y Fidel Castro. ¿Puede olvidarse acaso que el PAN siempre se ha solidarizado y ayudado a los anticastristas que protestan en Cuba? Es increíble que el Nobel Gabo les haya pedido audiencia a los presidentes para saludarlos; seguramente la visita y la foto fueron de simple “cortesía” a dos presidentes que nunca habían leído ninguna línea de la extensa obra del escritor. ¿Se olvida acaso los conflictos que Fox y su canciller Castañeda tuvieron con el dirigente cubano y las campañas que los dos, junto a Calderón, hicieron contra el gobierno venezolano de Hugo Chávez? Los panistas, al recibir a García Márquez, sólo buscaron la publicidad mundial.

Los políticos no escuchan a los intelectuales, por más prestigio que como tales posean. Casi todos ellos son muy pragmáticos y de allí les llegan las experiencias para ser hábiles en manejos políticos. No tienen el tiempo ni la posibilidad para leer, para observar un cuadro o escuchar una buena música. Lo que hacen es rodearse de asesores muy cercanos a ellos para que todas las mañanas les informen de las noticias, les preparen sus agendas del día y los discursos que deben pronunciar. ¿Quién lee entonces a los intelectuales sino son los mismos intelectuales cautivos? La cantidad de libros que se leen en México son muy pocos por persona, aunque porcentualmente parezcan muchos porque uno lee 100 y otros ninguno.

El presidente Salinas (1988-94) sí fue un buen “cautivador” o, como dicen por aquí: “cultivador” del ego, es decir, alagar mucho a una persona para que se sienta “soñado”, “querido”, “amigo del presidente” -sin darse cuenta de que es burlado- aunque luego le den la patada en el trasero. Salinas sigue siendo un profesional en los falsos halagos; pero además, dado que disponía de un enorme poder, influencias y contactos, pudo crear un grupo grande de millonarios privilegiados que hoy son tan “cautivos” que lo siguen viendo como “el salvador”. Hace 20 años que Salinas dejó la Presidencia, pero el político más fotografiado y de mayor presencia en los medios de información en las condolencias a la familia García Márquez, fue él.

A pesar que he coincidido mucho más con la posición política internacional de García Márquez que con la de Octavio Paz, conozco casi toda la prosa de Paz muy poco la obra novelística del Gabo.  Aunque los dos son intelectuales de mucho valor porque uno como poeta y el otro como novelista fueron cumbres de la literatura universal, en cuanto a sus concepciones políticas prácticas me parece incomparablemente más honesto (como lo hizo Gabo) acercarse a las posiciones políticas e ideológicas de Castro, Chávez o Morales que lo hecho por Paz al dejarse arrastrar con las posiciones de los gobiernos mexicanos, la empresa Televisa y los gobiernos de Bush u Obama. Las diferencias fueron muy claras.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario