domingo, 16 de junio de 2002

No a la Ley de Partidos

Ayer en Bilbo tomo lugar otra manifestación, esta vez, en contra de la Ley de Partidos propuesta por Aznar que permitiría al gobierno ilegalizar a cualquier partido que ellos consideren este transgrediendo a la sociedad, a la sociedad de acuerdo a Madrid claro está.

Para aquellos a los que tienen cierta inclinación a olvidar la historia, este paso propuesto por Aznar es muy parecido al que hace poco mas de medio siglo propuso Hitler para así acabar con los partidos en Alemania, cimentando su poder, y todos sabemos lo que este triste hombrecillo hizo con ese poder.

Una lástima en verdad que la comunidad internacional cierre los ojos a este ataque a la democracia.

He aquí la nota publicada en La Jornada:


Multitudinaria marcha contra la ley de partidos

Armando G. Tejeda

Decenas de miles de personas se congregaron hoy en Bilbao para marchar en silencio contra la ley de partidos políticos que pretende proscribir a Batasuna, coalición de la izquierda separatista vasca considerada el brazo político de ETA.

Bajo el lema "Todos los proyectos, todas las ideas, todas las personas. ¡No a la ilegalización!", se manifestaron decenas de organizaciones sociales, políticas, sindicales y educativas que, aunque "discrepan" sobre la situación del histórico conflicto, consideran que la legislación cercenará derechos básicos, como los de libre asociación, de expresión y de representación.

El presidente del gobierno español, José María Aznar, principal promotor de esta ley creada ad hoc para disolver la coalición y refrendada por la oposición socialista, participó hoy en un acto político de su Partido Popular en Euskadi, en el que advirtió a los manifestantes que "a pesar de sus insultos y odios no van a conseguir movernos".

Criticó también que los dirigentes vascos se manifestaran "precisamente hoy, el día del 25 aniversario de los primeros comicios en el Estado español después de la caída de la dictadura de Francisco Franco".

La marcha recorrió en silencio las calles de Bilbao después de que una plataforma creada por asociaciones diversas implicadas en el conflicto vasco se movilizaron para llamar a rechazar la normativa.

A la movilización, que transcurrió sin incidentes, acudieron líderes como el presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Xabier Arzalluz, consejeros del gobierno vasco, parlamentarios y líderes juveniles de otras formaciones, miembros de la Mesa Nacional de Batasuna, como Jon Idígoras, Arnaldo Otegi, Joseba Permanch y José Antonio Gorroitikoetxea, alias Josu Ternera, así como el líder sindical Rafael Díez.

La protesta finalizó en la plaza del ayuntamiento de la ciudad, donde antes de leerse el comunicado se emitió un mensaje grabado de Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz, quien afirmó que "la única forma de superar el grave conflicto que vive el País Vasco es por medio del diálogo y no mediante la violencia o la ilegalización de las ideas, que no lleva a ninguna solución".

Durante la marcha se leyó un manifiesto de las organizaciones convocantes a la marcha, que insistió en que a pesar de que estos grupos discrepan sobre la situación del conflicto, sus alternativas, el contexto político y las actividades de las organizaciones afectadas por procesos de ilegalización, están de acuerdo en que "la defensa de las libertades y derechos fundamentales debe ser coherente y garantizarse, independientemente de la simpatía o el juicio político que pueda merecer el titular de esos derechos y libertades".

El manifiesto añade que "la ley de partidos es un ataque directo a principios básicos de funcionamiento democrático, como son la libertad de opción política y libertad de expresión electoral, porque si se ilegaliza a Batasuna se anularían formas de expresión política legítimas y con arraigo" en Euskadi.

Después de la marcha, el líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, señaló que "la alta participación en la manifestación demuestra que quienes se encuentran aislados social y políticamente son los populares, además de demostrar que es posible trabajar juntos".

Añadió que la marcha tenía un mensaje claro: "no a la ilegalización y al fascismo, pues hoy y el 20 (día de la huelga general) este pueblo le va a decir a Aznar que tiene fiesta, que haga lo que haga va a conquistar el futuro con una llave que se llama aplicación del derecho internacional del pueblo vasco, el derecho a la libre determinación".

Xabier Arzalluz líder histórico del moderado PNV, en el gobierno regional, señaló que habían participado en la protesta porque su partido "siempre ha sido defensor de los elementos básicos de la democracia".

La presidenta de Eusko Alkartasuna, Begoña Errazti, dijo que "hay que decir no a la violencia, pero también a ilegalizar a partidos y a producir confrontación, por eso tuvimos desde el principio clarísimo que teníamos que estar con los que queríamos buscar soluciones y los que opinamos que aceptar la violencia por un lado o prohibir partidos o ideas, no ayuda, sino todo lo contrario".

En representación del movimiento pacifista Elkarri habló su coordinador, Jonan Fernández, quien insistió en que "para la búsqueda de la paz y la convivencia no es buena la mentalidad de la exclusión, porque el proceso de soluciones tiene que hacerse con todos, también con Batasuna".

Horas antes de la protesta, Aznar acudió en Vitoria a un acto con unos 50 delegados de su partido en el País Vasco, donde dijo que su presencia en Euskadi no era "casual, sino que responde a la voluntad de estar presente donde la democracia está amenazada".

Su discurso se centró en la situación política de la región y se lamentó que mientras él y su partido "festejan" los 25 años de democracia, "otros van por ahí justificando a los que exaltan, a los que apoyan o a los que ejercen el terrorismo. Y no tienen ningún rubor en organizar hoy, precisamente, una manifestación del brazo nada menos que de Batasuna. Porque van del brazo de esa Batasuna de la que algunos dijeron hace poco tiempo, claro que eran fechas electorales, que no querían saber nada para intentar conseguir algunos votos más".

El mandatario sostuvo que la polémica ley es "un instrumento que impide el apoyo y soporte político a una organización terrorista", por lo que se mostró perplejo de que ahora se le acuse de "ilegalizar las ideas".

Aznar defendió asimismo el actual marco "constitucional y estatutario" y alertó que los nacionalistas "quieren dividir a la sociedad vasca y quebrar sus instituciones. Y lo que es peor es que creen que no hay nada de malo en ello; piensan incluso que es bueno quebrar y dividir a Euskadi. Pero nosotros trabajamos mirando hacia adelante, al mismo tiempo que otros están en una especie de alucinación permanente de odio, resentimiento e insulto, pero no nos van a mover".


¿Se fijaron de lo que se quejó Aznar? Este tipo sí que no tiene vergüenza.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario