sábado, 27 de agosto de 2005

108 Rosas

Este artículo nos llega vía correo electrónico:

108 rosas negras por Angiolillo en Bergara

Michele Angiolillo Lombardi
(5-6-1871 Foggia Italia, 26 años Bergara 20-8-1897)

Angiolillo era un joven de 26 años, anarquista, alto, de figura esbelta y atlética, refinado y culto que se presentó voluntario como docenas de jóvenes al sorteo para ejecutar la sentencia de muerte acordada en la asamblea anarquista de Nápoles en 1897, contra el genocida y torturador Cánovas del Castillo presidente del gobierno de la monarquía española. Michele Angiolillo fue elegido entre otros muchos y el 8-8-1897 ejecutó al genocida Cánovas del Castillo en el balneario de Arrasate hoy centro de salud mental. El joven anarquista italiano fue asesinado por la injusticia española en la cárcel de Bergara hace 108 años.

Para ejecutar (8-8-1897) al genocida y torturador Cánovas del Castillo presidente del gobierno de la monarquía española, se presentaron cientos de voluntarios sabiendo que de lograrlo, la ejecución del genocida les costaría su propia vida.

Por esa época también, el genocida Cánovas del Castillo se llevó por delante una generación entera de "españoles" entre ellos muchísimos catalanes, al llevarlos a Cuba a asesinar "terroristas" cubanos que cometían el delito de no querer ser españoles (como actualmente Nabarros y catalanes) y por eso los metían en campos de concentración (que después copió Hitler) o simplemente asesinaban a los cubanos rebeldes, como habían estado haciendo los últimos 400 años.

La mili era obligatoria salvo en Euskal Herria o "provincias exentas" recién conquistadas, donde ya no quedaban jóvenes; salían los barcos cargados de jóvenes en cruzada santa pues todos ellos llevaban nombres de santos, Iñigo de Loiola, Francisco Xabier... el problema era que en Cuba los independentistas, los mataban y los pocos que volvían lo hacían heridos y horrorosamente mutilados.

En los periódicos de la época se puede leer, escribo de memoria, que un día del año 1896 que zarpaba de Sant Ander un barco cargado de munición y armas, salieron a despedirlo la plana mayor de los poderes militares, religiosos, civiles y muchísima gente que se subió al barco, de repente el barco explotó; fue tal la violencia de la explosión que rebotó contra el fondo y se elevó el barco entero 30 metros por encima del mar... hubo cientos de muerto y heridos y toda la zona del puerto quedó arrasada.

A los días algunos buceadores se atrevieron a ver el barco hundido y estupefactos comprobaron que solo había explotado la mitad y salieron espantados. Al tiempo el resto de la carga volvió a explotar y el barco voló por segunda vez por encima del puerto. La gente huía y nadie quería vivir en Sant Ander y por eso toda la zona del puerto es nueva, tiene unos cien años.

En Barcelona la situación era todavía peor; muchos jóvenes desertaban de ir a una muerte premeditada, las madres y padres no se resignaban a entregar a sus jóvenes retoños como corderos al matadero, y algunas veces para evitar la fuga masiva de reclutas "españoles", los militares "no tuvieron más remedio" que disparar contra las madres y padres que no permitían el embarque de sus hijos a Cuba y hubo muertos y heridos entre las familias de los soldados desarmados.

La tensión era tal que en 1896 un día de novena del Corpus que había una procesión multitudinaria en Barcelona, alguien tiró una bomba al paso del alcalde, gobernador civil y gobernador militar, que iban juntos en el pasillo en medio de la muchedumbre. Hubo decenas de muertos y heridos y los tres responsables de las masacres (alcalde, gobernador civil y g. militar) salieron ilesos, lo que vuelve a demostrar que dios no existe, porque si existiera sería un facha asesino absoluto.

Acusaron como siempre a sus rivales políticos en aquel momento: los anarquistas y la represión fue brutal. Detenían a unos los torturaban en Montjuic, les sacaban otros nombres que volvían a detener y torturar, así hasta más de cuatrocientos, como actualmente hacen Garzón, Baltza, Zapatero, Ibarretxe... y sus policías torturadoras...

La sentencia fue ejemplar, ocho condenados a muerte fusilados, 9 largas penas de prisión y 71 (escribo de memoria) deportados a la colonia de Río de Oro, abandonados en el desierto del Sahara. No alucineis que es verdad, condenados a ser abandonados en el desierto. Toda Europa sabía que Cánovas era un torturador y genocida por la guerra carlista, de Cuba, etc, y se movilizó la humanidad de los gobiernos europeos, que pidieron clemencia y solicitaron la entrega de los condenados, Gran Bretaña, Francia, Italia...

El día del fusilamiento de los ocho anarquistas en Montjuic, toda la gente de Barcelona subió a verlo porque sabían que eran inocentes y que habían sido salvajemente torturados; a las siete de la mañana, hasta el cielo lloraba porque cayó una tormenta terrible sobre los congregados, pero nadie se movió hasta que los fusilaron. Cánovas indultó a los 71 condenados a ser abandonados en el desierto, y fueron repartidos por los países europeos que lo habían solicitado.

Se convocó una asamblea anarquista en Nápoles, y se juntó muchísima gente, aparecieron cómo no, algunos de los indultados por Cánovas que se habían escapado lógicamente y contaron las torturas monstruosas de los anarquistas detenidos en Montjuic, los muertos en las torturas, los torturados asesinados... los fusilamientos de los compañeros... Cánovas del Castillo fue sentenciado a muerte por unanimidad.

Solicitaron voluntarios para ejecutar la sentencia y se presentaron cientos de ellos, sabiendo que de lograrlo, iban a una muerte cierta. Tuvieron que hacer un sorteo para descartar a los voluntarios y entre otros le tocó a Michele Angiolillo que fue elegido entre los voluntarios "agraciados" porque además de refinado y culto, era un experto tirador.

Angiolillo era un aristócrata anarquista, joven de 26 años, alto, de figura esbelta y atlética, refinado y culto; cogió el tren y se vino a Arrasate (Mondragón), porque sabía que Cánovas iba a inagurar una exposición industrial (de guerra, cañones, ametralladoras, munición...) el 15-8-1897en lo que actualmente es el teatro cerrado Bellas Artes de Donostia y solía alojarse en los famosísimos baños de Santa Agueda en Arrasate, hoy día centro de salud mental. Se presentó como director de un periódico de Nápoles y no levantó la mínima sospecha por su carácter aristocrático y exquisito. Estuvo varios días con Cánovas y el 8-8-1897 cuando estaba solo leyendo el periódico lo ejecutó.

Le prendieron y lo llevaron a la cárcel de Bergara a pocos km de Arrasate. Le interrogaron y las entrevistas increíbles aparecen en los periódicos; en una de ellas le dicen que los testigos habían declarado que unos días antes había estado con Cánovas en una pequeña iglesia que hay cerca de los baños y le preguntan por qué no lo ejecutó entonces y contesta "que estaba en presencia de su mujer y para evitarle un sufrimiento inútil a ella". Vinieron a confesarle unos curas y hasta un arzobispo y a todos convenció de la justicia de la ejecución de Cánovas. El gobierno de Madrid tuvo que prohibir la publicación de sus declaraciones y entrevistas en los periódicos.

Angiolillo después de un juicio sumarísimo fue asesinado por la "injusticia española" con garrote vil el 20 de agosto de 1897, en la cárcel de Bergara que está en frente de la casa de Telesforo Monzón, detrás de los juzgados y todavía se conserva la celda donde pasó sus últimos días de vida, antes de ser enterrado en el cementerio de Bergara (Gipuzkoa, Euskal Herria).

Por la memoria de Angiolillo.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario