miércoles, 16 de octubre de 2013

Hoja de Ruta Educativa

Les compartimos esta nota publicada en El País:


El Departamento de Educación del Gobierno vasco se marca el reto de consensuar con los agentes educativos un nuevo currículum que pueda “ser compartido en todo el ámbito de Euskal Herria o Pueblo Vasco” pese a las distintas realidades administrativas existentes. Educación se marca el reto de aprobar el documento base en febrero y comenzar a elaborar entonces los decretos correspondientes.
La consejera de Educación, Cristina Uriarte, ha detallado este lunes en sede parlamentaria el plan estratégico Heziberri 2020 que pretende conjugar las directrices de la UE y los retos educativos propios de Euskadi con el objetivo de que “las futuras generaciones estén bien preparadas para vivir en Euskal Herria y en el mundo”.
Este plan busca “responder” también a la Lomce. Uriarte aseguró que su propuesta para elaborar un modelo educativo propio, acordada con los agentes educativos, “no habla de ideologías y de adoctrinamiento político”, sino que incluye “argumentos teóricos para construir un sistema de educación” posibilitando “mayor acercamiento” entre la realidad de la existencia del pueblo vasco, con sus características culturales y lingüísticas, y la situación político-administrativa de Euskal Herria.
Basado en tres proyectos, el primero de ellos fija un “marco pedagógico propio” que defina el perfil de salida del alumnado, los contenidos y la evaluación de los mismos. El fin último sería una educación de más calidad que forme a los estudiantes en competencias útiles para todos los campos de su vida, incluido el laboral, y les prepare para la etapa adulta. Para el Gobierno vasco este marco y su posterior desarrollo en decretos curriculares permitirán articular mejor las distintas etapas de la educación no universitaria, cohesionar más los distintos proyectos estratégicos y otorgar estabilidad al sistema educativo.

El segundo proyecto es la elaboración y aprobación de los decretos de desarrollo curricular antes citados y el tercero será la aprobación de una Ley de Educación de Euskadi. Desde las filas de la oposición EH Bildu insistió en advertir que el impulso de un nuevo currículum es una iniciativa necesario, pero insuficiente para hacer frente a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), aunque siempre se mostró de acuerdo a enfrentarse a esta normativa. La coalición abertzale sostuvo que la clave de la eficacia tanto del currículum como de la futura ley educativa será que rompa con la “dependencia” respecto al Gobierno de España.
El resto de grupos fue muy crítico con los planes del Gobierno vasco. Los socialistas acusaron a Uriarte de intentar esconder con su proyecto de nuevo currículum su “tibia respuesta a la Lomce” y negó que vaya a servir para evitar la aplicación de esta ley en Euskadi. “No vale, este es otro viaje, es un viaje político que no nos integra a todos y sólo sirve para ganar tiempo y hacer ver que se opone a la Ley Wert”.
Según la portavoz socialista y exconsejera de Educación, Isabel Celaá, “la Euskal Herria de los siete territorios es legítima, pero es partidaria y no se puede imponer desde lo público. Eso no nos integra, nos separa y divide, y conllevaría volver a la guerra identitaria. Sería dar una vuelta en el carrusel para desembocar en el mismo sitio que hace unos años”, dijo.
El PP consideró “ficticio” hablar de consenso con los agentes educativos cuando “están controlados por el nacionalismo o son sumidos al nacionalismo” y acusó al Gobierno del PNV de “querer imponer una realidad de Euskal Herria a medida del nacionalismo, una realidad adulterada que no es fiel a la historia, una educación politizada al servicio de la ideología nacionalista que da lugar a una educación empobrecedora”. En la misma línea, UPyD dijo temer que “una nueva vuelta de tuerca del adoctrinamiento nacional".


Ya nos gustaría que en estos aspectos pedagógicos y educativos se dejara ver la influencia de gente como Paulo Freire, Jacques Delors, Edgar Morin o Sugata Mitra.

Por otra parte, es una delicia leer las reacciones de parte de gente como Isabel Celaá o los impresentables del PP y de UPyD. Les debe poner nerviosos que al alumnado vasco se le informe acerca de ciertas particularidades de la historia como del pasado genocida del imperio español y sus crímenes de lesa humanidad en África, Asia y principalmente América o quienes fueron realmente ciertos "españoles ilustres" (Francisco Franco, Carrero Blanco, Melitón Manzanas) así como la mentira que es eso a lo que los franquistas de ayer, hoy y siempre llaman "la transición democrática".

A ellos les decimos, los vascos tienen derechos a estructurar su propia educación, y el estado español está obligado a respetar la identidad e historia de los pueblos originarios pues así le obliga los tratados internacionales de la ONU y de la UNESCO que ha firmado. Sí, el pueblo vasco es un pueblo originario, les guste o no.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario