lunes, 4 de febrero de 2019

Doctor Deseo y la Korrika

En un par de horas Doctor Deseo ocupará el escenario del Foro Alicia para llevar a cabo una presentación en favor de Korrika.

Aquí la información por conducto de La Jornada:
 

Doctor Deseo ofrece hoy un concierto en el Multiforo Alicia a beneficio de los centros de enseñanza de euskera

Juan José Olivares

Desde los años 80 en el País Vasco, Doctor Deseo ha creado terapias sonoras.

Su anhelo, sin proponérselo, es ofrecer medicina intangible: su música, canciones pop de esencia densa.

Y lo ha hecho de la mano de un personaje con poderosa convicción creada a partir de los diálogos con su ser interior, Francis Díez (Bilbao, 1957), alma del grupo y cantautor.

Díez sabe que hablar consigo mismo durante estos años le ha dado esa conexión, que es la que "impulsa el auténtico deseo". No es fácil autocomunicarse, asegura, pero al final, todo viene de lo más simple, como "el amor o el trabajo, territorios que te pueden dar vida o joderte".

Así de sencillos son los pensamientos de este músico y letrista, cantante de Doctor Deseo, banda que hace rock pop. Sí, pop, en medio de un mar de los grupos más contestatarios de punk y rock radical de Euskadi.

Son 30 años de mostrar la convicción de retomar lo que oye, huele, escucha, ve y toca; de saber que los "deseos son insaciables y hay que alimentarlos", señala a La Jornada Díez, cuyos mensajes bucólicos con metáforas y directas, pueden agitar a la dopamina, al sexo, a las alegres sustancias tóxicas pal cuerpo, a la muerte o a la vida.

Cuando Doctor Deseo se formó en Bilbao nadaba a contracorriente. La escena musical en Euskadi sólo parecía tener espacio para grupos del rock radikal, pero sobrevivió por sus letras ácidas, sencillas, profundas, sin complejos.

El anhelo, dice Francis Díez, fue el motor esencial para defender su convicción de hacer lo que quiso; de seguir la línea de Bob Dylan y Leonard Cohen para expresar su insaciable necesidad de alimentar su vehemencia.

Por hacer pop en ese tiempo, "éramos distintos, las mariconas del barrio, los raros... Pero eso nos hizo crecer. Me alegro de que al principio las condiciones para grabar fueran difíciles. Si es fácil, no duras. Te hace fuerte".

Un concepto que se ha devaluado

Para Francis Díez, el concepto pop no es el referente a lo fresa, con lo que se le relaciona. “Se ha devaluado el concepto... El pop es otra cosa. Hablamos de popular music, que surgió con Chuck Berry en los años 50 y va desde la sicodelia de los 60, el hard rock de los 70, el punk de los 80, el new wave, la música electrónica, el hip-hop, el metal… Velvet Underground podría ser un grupo pop en una época en la que Andy Warhol marcaba las pautas. La cultura pop es la de calle, la elemental…”

A México, Doctor Deseo ha traído sus dosis en cinco ocasiones. La primera fue en el Tianguis Cultural del Chopo, donde tocó hace unos 20 años.

Ya tiene 16 discos. El más reciente se titula La fuerza de la fragilidad, palabras ante el espejo (2017), que se editó junto con un libro que contiene todas las letras de las canciones del grupo, autoría de Francis Díez, quien comparte que hace poco "tocó el cielo", luego de una presentación en la que cantó sus rolas acompañado por la Orquesta Sinfónica de Euskadi, que también interpretó piezas de la agrupación vasca Zea Mays, cantadas por Aiora Rentería, presente en la charla.

Doctor Deseo está de regreso en México, donde el fin de semana ofreció conciertos.

Este lunes, por la tarde-noche, realizará uno más en el Multiforo Alicia. La presentación es para recaudar fondos en honor a Korrika, carrera reivindicativa bienal para celebrar a la cultura vasca y apoyar los centros de enseñanza de euskera, la lengua más antigua de Europa.

El dolor, otro de los temas

En la charla, Francis Díez destaca otro de los temas que lo impulsan: el dolor.

“Ha sido un motor en mis letras. Es algo poderoso que siempre tenemos que admitir. Somos una especie que debe saber que todo lo que queremos va a desaparecer alguna vez. Eso es bestial. Hemos inventado religiones y todo tipo de cosas para aliviarlo, pero la angustia la llevamos dentro y cuando la vives buscas fuerza en la fragilidad. Con la música yo exorcizo ello. En el reciente disco el tema Adiós está dedicado a la muerte de mi padre”.

El cantautor sostiene que ha seguido la línea Dylan y Cohen, de este último tuvo sus primeras influencias, más aún, luego de que se robó un libro de él en la tienda El Corte Inglés, de su ciudad, en la que también se ha inspirado, pero que también "puede ser Nueva York o Ciudad de México".

Francis Díez comenta sobre su proceso creativo: "tengo déficit de memoria; no recuerdo fechas o lo literal de las cosas. La mía es una memoria emocional, o sea que, cualquier historia que ha tocado mi vida la tengo presente y, como me muevo bien en lo abstracto, salen las cosas (canciones)".

Vuelve a recordar al popular tianguis del Chopo: "cuando tocamos ahí había un niño sentado en una bocina. Catorce años después volvimos a tocar en ese sitio y ese niño regresó ahora como un chaval grande. Esa es la verdadera retroalimentación de un artista".

Luego del concierto, revela Francis Díez, se irá a degustar del silencio unos “tres días, perdido en el Iztaccíhuatl. Lo necesito… requiero ver las estrellas”.

Doctor Deseo se presenta este lunes a las 18:47 horas, en el Multiforo Alicia, en avenida Cuauhtémoc 91-A, colonia Roma.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario