lunes, 26 de enero de 2015

Ayotzinapa a 4 Meses

Hoy 26 de enero de 2015 se cumplen cuatro meses desde la detención-desaparición de los 43 estudiantes de magisterio de la Normal Rural "Raúl Isidro Burgos" ubicada en la población de Ayotzinapa en el estado mexicano de Guerrero.

Se cumplen 4 meses de la fatídica noche en la que toda la descomposición y corrupción del estado mexicano se abalanzaran sobre docenas de jóvenes de las áreas más marginadas de México quienes, a contracorriete de la indeferencia que domina a la mayoría de la población había decidido destinar sus vidas a la noble tarea de llevar educación a quienes se les ha negado todo, a quienes se les sigue negando todo.

Políticos y mandos tanto de la policía como del ejército hicieron un cálculo siniestro, había que mandar un aviso, había que hacer callar de una vez por todas a quienes durante años han señalado con firmeza todo lo que está mal en México y en el mundo, a quienes han tenido el valor y la entereza para trabajar en contra del genocida neoliberalismo, a quienes a diario trabajan para tejer redes de cooperación y solidaridad entre los más desfavorecidos para así enfrentar dignamente a quienes enloquecidos por su avaricia han convertido todo en mercancía.

Aquella noche sangrienta en Iguala seis personas perdieron la vida, tres normalistas, un jugador de futbol (casi un niño todavía), un conductor de autobus y una ama de casa. El modus operandi dejó en claro que en las emboscadas participaron miembros de la policía y el ejército, y peor aún, paramilitares.

La gente tardó en reaccionar, para el 2 de octubre de 2015 durante la conmemoración de la matanza de estudiantes en Tlatelolco hayá en 1968 muy pocos fueron los que mencionaron Ayotzinapa.

Pero de pronto, como en un despertar colectivo, inflamados los corazones por una digna rabia, el pueblo de México se levantó y marchó por las calles y plazas de todo el territorio exigiendo justicia. Los ecos de sus demandas comenzaron a reverberar por el mundo entero, la solidaridad internacionalista no se hizo esperar.

Los medios de comunicación, siempre al servicio del gran capital, han querido tergiversar los hechos, han buscado hacer ver mal a quienes se manifiestan, han repetido ad nauseum las mentiras volcadas por los funcionarios públicos corruptos e ineptos. El presidente de Estados Unidos, el asesino serial Barack Obama, ha respaldado al presidente Enrique Peña Nieto, también lo ha hecho descaradamente la monarquía bananera española. La Unión Europea, tan expedita al momento de condenar a Muamar Gadafi, a Bashar al Asad o a Mahmud Ahmadineyad, han guardado cómplice silencio con respecto al gobierno mexicano y su desaseado manejo de la crisis. Incluso Malala, la adolescente aupada al Olimpo de los defensores de la educación no supo como responder ante la situación, mostrándose como un producto más de la mercadotecnia de Occidente.

Cuatro meses después seguimos en las calles, seguimos exigiendo justicia, seguimos demandando una revolución de conciencias que libere a todos los seres humanos de las cadenas impuestas por el brutal sistema económico que nos convierte en esclavos.

Por ellos, seguimos en pie de lucha... y no vamos a parar.

Por ellos:

Asesinados

    Julio César Mondragón Fontes
    Daniel Solís Gallardo
    Julio César Ramírez Nava
    Alexander Mora Venancio
    David Josue García Evangelista
    Víctor Manuel Lugo Ortiz
    Blanca Montiel Sánchez

Heridos

    Enrique Hernández Carranza
    Norma Angélica Rendón Chávez
    Hermenegildo Morales Cortés
    Fátima Viridiana Bahena Peña
    Alfredo Ramírez García
    Luis Ángel Torreblanca
    Francisco Xavier Medina Bello
    Félix Pérez Pérez
    Pedro Rentería Lujano
    Facundo Serrano Urióstegui
    Jorge León Saénz
    Carlos Adame Flores
    Aldo Gutiérrez Solano (de gravedad)
    Édgar Andrés Vargas (de gravedad)
    Fernando Marín Benítez
    Jonathan Maldonado
    Daniel Galeana Rentería
    Miguel Ángel Espino Honorato
    Carlos Gerardo Tinoco
    Leonel Fons Noyola
    Andrés Daniel Martínez Hernández
    Erick Santiago López
    Gregorio Jaimes Reyna
    Valentín Ponce de León Brito

Desaparecidos

    Abel García Hernández
    Abelardo Vázquez Peniten
    Adán Abrajan de la Cruz
    Antonio Santana Maestro
    Benjamín Ascencio Bautista
    Bernardo Flores Alcaraz
    Carlos Iván Ramírez Villarreal
    Carlos Lorenzo Hernández Muñoz
    César Manuel González Hernández
    Christian Alfonso Rodríguez Telumbre
    Christian Tomas Colón Garnica
    Cutberto Ortíz Ramos
    Dorian González Parral
    Emiliano Alen Gaspar de la Cruz
    Everardo Rodríguez Bello
    Felipe Arnulfo Rosas
    Giovanni Galindes Guerrero
    Israel Caballero Sánchez
    Israel Jacinto Lugardo
    Jesús Jovany Rodríguez Tlatempa
    Jonas Trujillo González
    Jorge Álvarez Nava
    Jorge Aníbal Cruz Mendoza
    Jorge Antonio Tizapa Legideño
    Jorge Luis González Parral
    José Ángel Campos Cantor
    José Ángel Navarrete González
    José Eduardo Bartolo Tlatempa
    José Luís Luna Torres
    Joshvani Guerrero de la Cruz
    Julio César López Patolzin
    Leonel Castro Abarca
    Luis Ángel Abarca Carrillo
    Luis Ángel Francisco Arzola
    Magdaleno Rubén Lauro Villegas
    Marcial Pablo Baranda
    Marco Antonio Gómez Molina
    Martín Getsemany Sánchez García
    Mauricio Ortega Valerio
    Miguel Ángel Hernández Martínez
    Miguel Ángel Mendoza Zacarías
    Saúl Bruno García







°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario